Los propietarios de los modelos S y X de Tesla en Estados Unidos están sufriendo largas esperas para concertar citas para revisiones, desde los controles rutinarios a las cuestiones más urgentes, como seguros defectuosos en las puertas y los ruidos sospechosas del motor, recoge una información de Autonews.com.

Ahora que la compañía ha crecido, el servicio se ha convertido en un problema”, asegura Ethan Shapiro, director de proyectos en una compañía de tecnología de la información en Miami, poseedor de un modelo X de la marca, que ha sufrido retrasos de hasta unos diez días para una reparación. Otros propietarios han experimentado, incluso, tiempos de espera aún más largos.

Tesla cuenta con 61 centros de servicio que operan en 24 estados, con diez ubicaciones adicionales que se abrirán próximamente, según se anuncia en la web de la compañía. En su informe de resultados, publicado el pasado 26 de octubre, Tesla anunció la apertura de 17 nuevos centros en el tercer trimestre.

Sin embargo, este crecimiento no puede ser capaz de mantener al día los volumen previstos por el fabricante de automóviles, que está en camino de entregar 50.000 vehículos en la segunda mitad de 2016 y tiene como objetivo fabricar 500.000 coches al año a partir de 2018.