En rallies como el Dakar, un equipamiento fiable y efectivo es vital, especialmente cuando se trata de las luces. La iluminación de Philips permite a los pilotos de seguir viendo y reaccionar más rápido sin comprometer la seguridad ni la vida útil de la lámpara. Los camiones de apoyo del piloto Xavier de Soultrait están equipados con bombillas para faros de Philips, y sus mecánicos de carrera utilizan las luces de trabajo profesionales de Philips con LED para mantener y reparar su moto durante la prueba.

Para una mayor seguridad y visibilidad durante la carrera, los camiones de apoyo usan la última tecnología de bombillas para faros, como Philips X-tremeUltinon LED gen2. Estas bombillas para faros LED Retrofit se ajustan a las especificaciones OEM y están equipadas con los exclusivos chips LED Luxeon Altilon de Lumileds, sólo disponibles para los fabricantes de automóviles. Estas luces tienen una consistencia óptima, un rendimiento hasta un 250% más brillante y una luz blanca y fría (5.800 K) para una mejor visión y contraste.

Desarrollados específicamente para la iluminación frontal OEM (luz de cruce, de carretera y de niebla), los LED SMD Luxeon Altilon ofrecen una larga vida útil y una alta fiabilidad probadas en las rigurosas pruebas de automoción. Proyectando un haz de ángulo más amplio y posicionado, estas bombillas para faros delanteros evitan el deslumbramiento y producen un mejor contraste. Su óptima relación de luz caliente significa que las luces Philips X-tremeUltinon gen2 ofrecen estabilidad a mayor largo plazo, así como una mejor resistencia térmica y bajo consumo de energía.

Por su parte, las Philips MasterDuty están diseñadas para una máxima resistencia a la vibración y una gran vida útil. Estas bombillas para faros de 24 V son la opción para los conductores que buscan una resistencia duradera, ofreciendo una base de montaje reforzada que le protege contra impactos.

Igualmente, los mecánicos de carrera de Xavier de Soultrait utilizan las lámparas LED de trabajo profesionales de Philips. Los LED blancos de alta calidad tienen una temperatura de color de 6.000 K. Su luz brillante e intensa optimiza la claridad y la visión, pero sin dañar al ojo, mejorando el confort visual y reduciendo la fatiga ocular. Las lámparas están diseñadas para los entornos más difíciles y cumplen con los estándares más altos de resistencia a golpes (hasta IK09), y al agua y al polvo (hasta IP68). Sus baterías duran de cinco a doce horas.