La industria mundial de equipos y componentes para el automóvil da un nuevo paso en su actual proceso de reestructuración, subraya el periodista Jorge Palacios en su blog.

 

Así, la estadounidense Delphi Automotive ha llegado a un acuerdo con la alemana Mahle por el que ésta se queda con la división de sistemas térmicos de la primera a cambio de 727 millones de dólares (unos 640 millones de euros al cambio actual).

El acuerdo tiene una hijuela: la compra por Mahle de Shanghai Delphi Automotive Air-Conditioning System, una compañía que la estadounidense tiene en China, por la que la firma alemana pagará una cantidad que no se ha hecho pública.

La desinversión será seguramente la última que firme el actual presidente ejecutivo de Delphi, Rodney O'Neil, que tiene previsto jubilarse a primeros del mes que viene.