La nueva compañía especializada en soluciones relacionadas con uso del hidrógeno pasa a ser propiedad a partes iguales de Faurecia y Michelin. Esta joint-venture francesa, construida alrededor de un ecosistema único, desarrollará, producirá y comercializará sistemas de pila de combustible de hidrógeno para turismos, camiones y otras aplicaciones.

Faurecia y Michelin están convencidos de la importancia de la tecnología del hidrógeno en la búsqueda de una movilidad sin emisiones, y de la necesidad de crear una fuerte industria, francesa y europea en torno a este combustible. Ambas compañías pretenden dar forma "a un líder mundial en sistemas de pilas de combustible de hidrógeno, combinando los activos existentes y complementarios que posee cada grupo". Esta simbiosis permitirá que la nueva empresa ofrezca, de forma inmediata, una gama de sistemas de pilas de combustible de hidrógeno para diferentes usos.

Para los vehículos eléctricos, la tecnología de la pila de combustible complementa la de sus propias baterías, especialmente en aquellos casos que requieren un uso muy intenso y una mayor autonomía. Además, la tecnología de pilas de combustible ha sido seleccionada recientemente por la Unión Europea como uno de los seis Proyectos de Interés Común más importantes de Europa.

La contribución de Michelin a la joint-venture será la actividad de Symbio, filial del Grupo desde el 1 de febrero de 2019 y proveedor de sistemas de pilas de combustible de hidrógeno asociados a una gama de servicios digitales, así como sus propias actividades relacionadas con I+D y producción.

Faurecia aportará la experiencia tecnológica en celdas de combustible que ha desarrollado a través de su asociación estratégica con el CEA, además de su conocimiento industrial y sus relaciones estratégicas con los fabricantes de automóviles. Faurecia continuará su desarrollo de depósitos de hidrógeno de alta presión en asociación con Stelia Aerospace Composites, de lo que también se beneficiará la nueva sociedad conjunta.

La cooperación entre Michelin y ENGIE, un grupo global de servicios y energía para el desarrollo de un ecosistema de hidrógeno, en particular en el campo de la movilidad basada en el hidrógeno como fuente de energía, también aportará beneficios a la joint-venture.

El acuerdo entre Michelin y Faurecia se firmó el pasado 11 de marzo en presencia de Agnès Pannier-Runacher, secretaria de Estado del Ministerio de Economía y Finanzas de Francia. La operación está sujeta a la aprobación de las autoridades competentes.