Los miembros del Bosch Diagnostics Team (BDT), bajo el lema 'Discovery Bosch', viajaron los días 14 y 15 de octubre a Alemania para conocer la central de equipo de taller y diagnosis de Bosch, ubicada en Plochingen, cerca de Stuttgart. Aprovecharon, además, para visitar en esta ciudad industrial algunos de los lugares más emblemáticos relacionados con la cuna del automóvil.

 

Durante el viaje, de dos días, acudieron también a las instalaciones de Bosch en Schwieberdingen, uno de los centros de I D que la empresa tiene en Alemania. En este emplazamiento, donde actualmente trabajan más de 5.000 empleados, los especialistas BDT descubrieron cómo se comprueban diferentes componentes y sensores de automóvil para mantener la alta calidad de los productos Bosch.

Asimismo, probaron diferentes prototipos en la pista de ensayos ubicada en sus instalaciones, comprobando por sí mismos las diferentes tecnologías que Bosch desarrolla para reducir los consumos y emisiones de los vehículos. Posteriormente, y aprovechando su estancia en Stuttgart, visitaron el Museo Porsche, donde apreciaron la evolución técnica de esta mítica marca.

El segundo día pusieron rumbo a Plochingen, lugar en el que se desarrolla el software ESI[tronic] y se fabrica, entre otros equipos, el analizador electrónico de sistemas KTS. Además de la línea de montaje del KTS, pudieron ver también cómo se diseña el ESI[tronic] y cómo se aplica la normativa Euro V a la diagnosis.

La última parada tuvo lugar en la fábrica de otra marca legendaria y, al igual que Bosch, originaria de Stuttgart: Mercedes Benz. En su centro de producción de Sindelfingen fueron testigos de excepción y ver cómo se fabrican los modelos de la serie E y S, desde la transformación de una gigantesca bobina de acero en un capó y la soldadura autónoma robotizada de las diferentes piezas del chasis hasta el montaje final y personalización de estos exclusivos modelos.