Con la introducción de la gama Iridium IX, NGK Spark Plug quiso hacer que la mejora de la bujía con tecnología moderna de Iridium de mayor rendimiento esté disponible para el mundo del recambio, incluidas motocicletas y automóviles antiguos que no tenían la tecnología Iridium instalada de fábrica porque no existía en el momento.

Al descubrir la demanda de mejora del sector de las dos ruedas, la compañía lanzó inicialmente su tecnología Iridium IX en 2003, especialmente para motocicletas. Según explica Kai Wilschrei, gerente senior de Servicios Técnicos de Aftermarket EMEA en Spark Plug Europe, el objetivo era ayudar a los pilotos a lograr un rendimiento mejor de sus motocicletas, ya fuese en la carretera o en el circuito. “Las motocicletas a menudo están equipadas con bujías estándar de níquel como equipo original, pero la extrema resistencia y durabilidad del iridio ofrece el potencial para mejorar la fiabilidad y el rendimiento del encendido. Con Iridium IX, abreviatura de 'Iridium IXtreme', pudimos proporcionar a los conductores una mejor ignición que duró incluso más que el platino”.

NGK bujia IridiumIX mano

Para crear la nueva tecnología, los ingenieros de NGK Spark Plug diseñaron una punta de aleación de iridio ultra fina de 0,6 mm de diámetro, soldada con láser en el electrodo central. Juntos, el electrodo central de iridio más delgado y el electrodo de masa de corte cónico mantuvieron bajo el voltaje de encendido requerido, necesitando menos tensión en la bobina de encendido, mientras generaban una chispa potente.

Además, la distancia constante mantenida entre los resistentes electrodos evitó fallos de encendido. "También diseñamos un espacio anular anti incrustante para hacer que el hollín sea cosa del pasado", continúa Wilschrei. "Esto hizo que el arranque en frío no tuviera problemas y ofreció el mejor rendimiento en tráfico urbano con continuas paradas y arranques, donde las motocicletas deben sobresalir".

Un efecto secundario y positivo del material innovador fue el impacto de Iridium en la vida útil de la bujía. El experto agrega que "el iridio es uno de los metales más duraderos del mundo: alrededor de seis veces más duro que el platino. Sumado a su punto de fusión muy alto de 2,450° C, es extremadamente resistente a la erosión por chispa. Como resultado, la vida útil de los electrodos de iridio en nuestras bujías IX es significativamente más larga en comparación con los electrodos de las bujías de níquel convencionales”.

La instalación de las bujías Iridium IX ofrece a los clientes finales una serie de ventajas:

  • Encendido mejorado: la punta de iridio de 0,6 mm de diámetro concentra la energía eléctrica alrededor del electrodo central, produciendo un encendido más eficiente de la mezcla aire-combustible.
  • Arranque más rápido: además de un funcionamiento más silencioso, la alta inflamabilidad significa que el motor arranca rápidamente y funciona sin problemas, incluso en mañanas frías y húmedas. Las emisiones de hidrocarburos también se reducen.
  • Mejor consumo de combustible: una mezcla más inflamable alcanza la chispa, lo que aumenta la eficiencia de la combustión y reduce el uso de combustible (en la prueba de 2 ruedas: 5,64 litros usados / 100 km con bujia estándar de electrodo de 2,5 mm, frente a 5,55 litros usados / 100 km con Iridium IX).
  • Vida útil más larga: el alto punto de fusión significa que el electrodo central de iridio dura más que los electrodos estándar de niquel.
  • Menos fallos: las bujías estándar se erosionan gradualmente, aumentando la distancia entre los electrodos, afectando la calidad del encendido, sobretensionando la bobina y causando fallos de encendido. La distancia constante del electrodo Iridium IX evita estos problemas.
  • Sin acumulación de carbonilla: el espacio anular especial evita los depósitos de partículas de carbonilla que pueden bloquear el voltaje de encendido, especialmente beneficioso en el tráfico urbano.

Los beneficios de Iridium IX no se limitan a las dos ruedas. NGK Spark Plug pronto expandió la tecnología para poner más potencia bajo el capó de los coches clásicos. "Iridium IX ofrece una excelente oportunidad de mejora para automóviles más antiguos y algunos más jóvenes", afirma Kai Wilschrei. "Instalarlas como bujías de repuesto garantiza a los conductores de automóviles antiguos un encendido por primera vez fiable, sin fallos y con la vida útil más larga posible, sin acumulación de carbonilla".