El nuevo BMW i8 es el actual buque insignia de la marca premium de Baviera, Alemania. Para el motor de tres cilindros instalado bajo el capó del coche híbrido, BMW eligió las bujías de NGK Spark Plug, uno de los fabricantes de bujías más relevantes del mundo.

 

El BMW i8 combina un motor eléctrico con 96kW (131 PS) de potencia con el primer motor BMW de tres cilindros e inyección directa fabricado para turismos. El motor compacto genera 170 Kw (231 PS) con una cilindrada de 1.5 litros.

Entre los dos, el BMW i8 ofrece un total de 266kW (362 PS), con una velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h. De cero a cien en 4,4 segundos.

Así, para el motor de inyección directa de 1,5 litros, NGK ha creado la SILZKGR8C8S, una bujía M12 bi-hexagonal de doble chispa y metal precioso con una punta de iridio en el electrodo central y un chip de platino en el electrodo de tierra.

Estos electrodos de metales preciosos son totalmente resistentes contra la erosión y la corrosión producidas por el gas caliente. Salvaguardan la ignición a lo largo de muchos kilómetros.

Además, un diseño especial del electrodo mejora la accesibilidad de la mezcla y con esto la eficiencia de la combustión. Por último, la bujía viene con un aislante alargado y un terminal en forma de copa.