Nissan se ha fijado el objetivo de conseguir la neutralidad de carbono en todas las operaciones de la empresa y en el ciclo de vida de sus productos para el año 2050. En el marco de este objetivo, todos los vehículos nuevos de Nissan que se comercialicen en los mercados clave estarán electrificados a principios de la década de 2030.

La compañía seguirá innovando en materia de electrificación y tecnología de fabricación para avanzar en el objetivo de neutralidad de carbono de la empresa en las siguientes áreas estratégicas:

  • Innovaciones en materia de baterías, incluyendo tecnologías de estado sólido y otras relacionadas, para desarrollar vehículos eléctricos más eficientes y competitivos en cuanto a costes.
  • Desarrollo adicional de las motorizaciones electrificadas e-POWER de Nissan para conseguir una mayor eficiencia térmica y de los inversores.
  • Desarrollo de un ecosistema de baterías para apoyar la generación de energía descentralizada 'in situ' para edificios con fuentes de energía renovables. Nissan prevé una mayor colaboración con el sector energético para apoyar la descarbonización de las redes eléctricas.
  • Innovaciones en los procesos de fabricación para apoyar una mayor productividad en el montaje de vehículos, empezando por la iniciativa Nissan Intelligent Factory. La empresa también trabajará para lograr una mayor eficiencia energética y de materiales para apoyar la consecución de los objetivos de neutralidad de carbono a largo plazo.

La ambición de Nissan amplía iniciativas anteriores del 'Nissan Green Program' y el trabajo continuo de la empresa para minimizar la huella de carbono de sus productos y operaciones. La empresa introdujo el primer coche eléctrico del mundo para el mercado de masas, el Nissan LEAF, y hasta la fecha ha vendido más de 500.000 unidades de este vehículo de cero emisiones. Nissan también sigue colaborando con las coaliciones del sector y con las autoridades para desarrollar la infraestructura y concienciar al público sobre las ventajas de los vehículos eléctricos.

La compañía cree que la industria del automóvil puede ser una fuerza motriz a la hora de satisfacer las necesidades ambientales y climáticas globales, a través de un compromiso con la innovación y la reducción del impacto mediante la colaboración con las autoridades y los socios de todo el mundo. Si se combinan con la extensión de las energías renovables y la infraestructura de carga, la electrificación de vehículos y las operaciones sostenibles pueden contribuir a acelerar la llegada de un futuro neutro en cuanto a carbono.

Igualmente, los esfuerzos de electrificación y reducción de emisiones de la empresa apoyan los objetivos del Acuerdo de París de Naciones Unidas sobre el cambio climático y el avance global hacia la neutralidad del carbono para 2050.