Desde el 1 de junio, todos los colaboradores de Norauto se incorporan a la actividad. Se cancela así el Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) que la compañía tuvo que realizar para cumplir con las restricciones del estado de alarma.

Desde el pasado 11 de mayo, la compañía ha realizado una apertura gradual de sus establecimientos: primero fueron los talleres, y después las tiendas. Y a fecha 1 de junio, el 100% de la plantilla vuelve a su puesto de trabajo.

En esta situación de crisis económica motivada directamente por los efectos de la pandemia, la compañía comunica "su compromiso social y de dinamización empresarial del país" anunciando su propósito de incrementar en un 30% su plantilla, generando así 500 nuevos puestos de trabajo.

Según afirma la propia compañía, “la misión de Norauto de ofrecer el mejor servicio calidad-precio para el automóvil, los últimos avances tecnológicos en movilidad y nuevas formas de movilidad sostenible, cobran, ahora más que nunca, mayor sentido para unos consumidores que necesitan productos y servicios seguros, económicos y sostenibles”.