La división Automotive Aftermarket de Bosch ha lanzado una nueva campaña de comunicación a nivel mundial para sus escobillas limpiaparabrisas. Para ello, ha decidido romper con lo tradicional y da protagonismo a una llama que persigue a una persona a lo largo de todo el día (en el trabajo, en el tren, etc.), hasta que éste decide hacer frente al animal de una forma un tanto peculiar. Esta singular historia se puede visualizar pinchando AQUÍ.

Los limpiaparabrisas Bosch han sido diseñados y fabricados para obtener la máxima eficiencia, funcionalidad y larga vida útil. La gama Aero Twin de Bosch, con su tecnología Evodium, permite mantener la presión uniforme en todo el parabrisas con dos ejes de acero integrados, garantizando un barrido eficiente. Además, dispone de spoiler aerodinámico integrado que reduce la vibración y el ruido, incluso a altas velocidades. La suavidad y flexibilidad de la goma garantizan una limpieza eficiente y silenciosa.

Por su parte, la gama Twin incluye un tratamiento doble de pintura anticorrosiva, así como goma con dos componentes combinados que generan suavidad en la limpieza y reducen el desgaste. También dispone de una estructura metálica robusta, resistente y duradera. Las garras rectangulares que permiten un ajuste preciso en la goma garantizan una limpieza eficaz. Es la escobilla destinada para los conductores que buscan durabilidad, así como para flotas y camiones.

Finalmente, la gama Eco ofrece calidad y seguridad a precios atractivos. Aparte de no agredir el medio ambiente debido a la goma natural, estos limpiaparabrisas garantizan máxima eficiencia y seguridad al conductor. El montaje es rápido y fácil debido a su adaptador Quick-Clip.

Para mantener un nivel de visibilidad adecuado, es importante seguir algunas recomendaciones como verificar su correcta aplicación y, en caso necesario, cambiar las escobillas cuando se observen fisuras en la goma, trepidación o fallos en la limpieza de barrido. Además, por seguridad se recomienda sustituirlas siempre por parejas y, como mínimo, una vez al año. Igualmente, se debe revisar que la presión y ajuste de los brazos estén en buenas condiciones, que el nivel del depósito de agua del sistema limpiaparabrisas sea el correcto y que los aspersores de agua tengan el ángulo en dirección al parabrisas.