Confortauto Hankook Masters, la red de talleres de mecánica rápida del automóvil, ha preparado unos sencillos consejos para informar a todos los conductores cómo conducir seguros y cómo ahorrar combustible sin renunciar al aire acondicionado:

  1. Si se utiliza con relativa frecuencia el equipamiento del vehículo, en este caso el aire acondicionado, se garantizará que cuando llegue el momento de conectarlo, funcionará correctamente. Por ello, durante las épocas de menos calor, no hay que olvidar comprobar su estado como recomienda Jordi Hurtado
  2. Antes de poner en marcha el coche, se debe tener siempre en cuenta que cuanto más haya que bajar su temperatura interior, más energía se necesitará y, por tanto, más combustible. Lo más recomendable es intentar disminuirla de forma manual. Un sencillo truco es bajar la ventanilla de la parte trasera opuesta al conductor y abrir y cerrar la puerta del conductor varias veces, así la temperatura interior descenderá hasta diez grados de forma rápida.
  3. No utilizar el aire acondicionado con el motor apagado, ya que no sólo no se enfriará el coche sino que se hará también un gasto innecesario. El aire acondicionado enfría mucho mejor mientras se está conduciendo y, cuanto más rápido gire el motor, también lo hará el compresor del aire acondicionado, permitiendo que el sistema refrigere de manera más efectiva.
  4. Si se abre ligeramente las ventanillas durante los primeros minutos del viaje, se expulsará más rápido el aire caliente del habitáculo.
  5. Cuando se haya alcanzado la temperatura deseada, se debe activar la entrada de aire exterior en el climatizador para reducir el consumo.
  6. Es muy importante mantener una temperatura "moderada y razonable" en el interior del vehículo, que debe estar entre los 21º C y los 23º C. Si se reduce por debajo este intervalo, puede suponer un incremento del 30% en el consumo de combustible.
  7. Conducir con las ventanillas bajadas afecta directamente a la aerodinámica del coche, reduciéndola y aumentando el consumo de combustible. Pero mientras no se superen los 80 km/h, este aumento es imperceptible, por lo que, si las circunstancias lo permiten, se recomienda circular de forma urbana con las ventanillas bajadas para ahorrar. En cambio, cuando el vehículo supera los 110 km/h, la mejor opción es conectar el aire acondicionado ya que se ahorrará, aproximadamente, 0,3 litros cada 100 kilómetros.
  8. No hay que olvidar limpiar el filtro del aire y reemplazarlo cuando se recomienda, porque un filtro de aire en mal estado interferirá con el correcto enfriamiento del vehículo. Además, necesitará un mayor consumo de combustible para conseguir el mismo resultado que uno limpio, ya que la suciedad obstruye la salida de aire.