Los faros no son la primera prioridad de los propietarios de coches. De hecho, sólo se consideran una vez que se han fundido. Pero si tenemos en cuenta que se estima que 1,3 millones de personas mueren en las carreteras del mundo cada año ¿podríamos hacer algo más para cambiar este comportamiento peligroso? Ese es exactamente el objetivo que Osram trata de lograr con su acción “If it’s not bright. It’s not right” (Si no es brillante, no está bien).

Cualquiera que trabaje en reparar automóviles probablemente tendrá al menos una docena de historias sobre clientes que insistieron en la solución rápida y barata en lugar de gastar algo más de dinero para obtener un resultado adecuado. Convencer a los clientes de que los faros dañados pueden ser un riesgo para la seguridad no es una tarea fácil, pero las tres “Evidencias de la Luz" de Osram pueden ayudar a formar a los conductores y consolidar la confianza dentro de la industria.

  1. Revisar y reemplazar. Los faros halógenos estándar normalmente pierden el 30% de su brillo después de 500 horas de uso. Como resultado, la distancia que se puede ver de noche disminuye y la claridad que rodea al vehículo se vuelve más tenue. Esto no sólo es peligroso, sino que también puede conllevar una penalización si un faro falla mientras se conduce. Es extremadamente importante que sus clientes revisen sus luces con regularidad y las cambien de manera proactiva cuando se vuelvan demasiado débiles. Osram recomienda sustituir las lámparas cada 2-3 años.
     
  2. Sustituir en parejas. La sustitución de una sola lámpara defectuosa puede dar lugar a un haz de luz desequilibrado o impredecible que puede causar graves peligros para el conductor y al resto de usuarios de la carretera. Debido a que ambas luces están sujetas al mismo esfuerzo, si una se funde, puede estar seguro de que la otra no le queda mucha vida. Cambiar ambos faros no sólo mejora la visibilidad, sino que ahorra tiempo y aumenta las ventas de recambios.
     
  3. Mejorar la visión. Con muchas soluciones avanzadas de iluminación disponibles, incluso para los modelos más antiguos, la sustitución de las luces del coche es una oportunidad para aprovechar la amplia gama de iluminación de innovadora tecnología para coches de Osram. Instalando una lámpara de alto rendimiento de Osram, tanto en tecnología LED, xenón como halógena puede proporcionar una intensidad más brillante con un menor consumo de energía, mientras que da a su vehículo un aspecto más moderno.

Estudios indican que la mayoría de los conductores confían mucho en los consejos de los talleres para seleccionar los nuevos repuestos. Tomarse el tiempo para explicar la importancia de una iluminación de calidad es bueno para ellos y también para el negocio. Ayuda a crear confianza demostrando experiencia, al mismo tiempo que muestra una preocupación auténtica por la seguridad del cliente. La sustitución de las luces de forma regular y por parejas significa que los clientes están mejor equipados en las carreteras, a la vez que aumenta las ventas. Si hay una situación en la que todos ganan, es ésta.

Osram cree que la industria de la reparación de automóviles no sólo tiene la capacidad de cambiar el comportamiento de los automovilistas, sino también la responsabilidad de hacerlo. No espere a que los clientes pregunten, hágales saber que “si no es brillante, no está bien”.