El proyecto LIFE CRAL (CRadle-to-grave Approach to Light alloys) ha implicado la construcción de una nueva planta piloto destinada a la fabricación a gran escala de componentes ligeros y de alta calidad para automóviles y motocicletas. La iniciativa está cofinanciada por el Programa Europeo LIFE 2014-2020 (Programme for the Environment and Climate Action,) y está coordinada por Brembo, en colaboración con Cannon Ergos.

El Parque Científico y Tecnológico Kilometro Rosso fue el centro de investigación y ensayo de este innovador sistema, que utiliza aleaciones metálicas semisólidas dotadas de unas propiedades tecnológicas características. El objetivo del CRAL era el desarrollo de un proceso, a escala de preproducción industrial, para componentes de alto rendimiento para la industria del automóvil mediante el uso de aluminio reciclado o también llamado eco-magnesio (Eco-Mg).

El proceso ha sido certificado, consiguiéndose una reducción del 50% de las emisiones de CO2 procedentes de la transformación del aluminio primario; y la eliminación del uso de SF6 (hexafluoruro de azufre), que es un gas altamente contaminante (un kilogramo de SF6 corresponde a 22 toneladas de CO2) utilizado en la producción de magnesio.

El proyecto CRAL forma parte del marco regulatorio del Reglamento CE 1907/2006 REACH (Registration, Evaluation, Authorisation and restriction of CHemicals), que tiene como objetivo la protección de la salud humana y el medio ambiente frente a los efectos que pueden presentar los compuestos químicos y establece, entre otras cosas, la creación de una Agencia Europea para el control de las emisiones químicas.

Al mismo tiempo, el Reglamento promueve el desarrollo de proyectos y líneas de producción destinados a reducir las emisiones de gases contaminantes, de acuerdo con los objetivos europeos de LIFE 2014-2020 y Horizon 2020. El presupuesto total para la puesta en marcha de la planta piloto fue de 3.227.341 euros, de los cuales la Comisión Europea aportó 1.850.700 euros, mientras que el resto fue garantizado por los dos socios del proyecto.

Con el proyecto CRAL, Brembo y Cannon Ergos han demostrado la viabilidad de un proceso productivo de vanguardia, capaz de garantizar una serie de resultados paralelos e interconectados, con dos objetivos:

  1. El objetivo técnico se ha alcanzado mediante la producción de componentes de automoción capaces de garantizar unos óptimos rendimientos y comportamientos, iguales o superiores a los de los componentes estándar convencionales, utilizando tanto aleaciones de aluminio reciclado de baja pureza (es decir, con un alto contenido en hierro) como la nueva aleación Eco-Mg. Esta premisa fue confirmada por las pruebas específicas realizadas en los demostradores, que respondieron sumamente bien a ciclos de validación repetidos.
  2. El objetivo medioambiental, el principal del nuevo proceso de producción, se ha conseguido con la selección de las aleaciones, que permiten reducir el impacto medioambiental y contribuyen a alcanzar los objetivos fijados por la Unión Europea, en términos de protección de la capa de ozono y eliminación de la huella hídrica en la producción de aluminio primario, además de la reducción de las emisiones de CO2.