Este año, la situación creada por el coronavirus ha hecho que ASER haya trasladado su campaña “El Recambiazo, que todos los años se había desarrollado durante el mes de mayo, a junio. Desde el Grupo la intención de este cambio es clara:

  • Desarrollar la acción en mayo, un mes en el que la actividad en el sector aún no se había recuperado al 100%, suponía invertir gran cantidad de esfuerzo y recursos en una acción que, con seguridad, no habría obtenido los resultados merecidos.
  • Lanzarla en junio, el mes en que el sector está recuperando poco a poco su actividad normal, ayudaría a los socios y clientes del Grupo a recuperar esa normalidad cuanto antes. Y nada mejor que hacerlo ofreciendo descuentos adicionales y la posibilidad de ganar alguno de los más de 5.000 regalos de la campaña.

Según indica José Luis Bravo, director general de ASER, “estas campañas forman parte de la estrategia del Grupo y de su ADN. Son acciones destinadas a ayudar a nuestros socios a vender más y mejor, pero también a ayudar a los clientes de nuestros socios. En las actuales circunstancias podíamos haber decidido no hacer Recambiazo y esperar a octubre para lanzar el Give Me Five, pero era necesario lanzar un mensaje de tranquilidad y normalidad a través de El Recambiazo, y los resultados obtenidos nos están dando la razón”.

Con tres semanas de campaña ya consumidas, El Recambiazo ha servido también para tomar el pulso a la calle y comprobar cómo se está desarrollando la desescalada en los negocios de socios y clientes.

La primera semana El Recambiazo arrancó despacio. Las inscripciones, especialmente los primeros días, no llegaban a los datos de anteriores ediciones. Aunque desde la Central del Grupo se estaba trabajando en la campaña de comunicación de la acción, a nivel local alguno de los socios se veía afectado por la situación originada por los ERTEs. Las plantillas aún no estaban al cien por cien y el personal en activo se desdoblaba para poder cubrir todas las necesidades del negocio, por lo que algunas de las acciones “locales” llevadas a cabo en anteriores ediciones de El Recambiazo pasaban a segundo plano.

Pero, pasados los primeros días, las inscripciones alcanzaban velocidad de crucero y la media diaria superaba los 500 albaranes inscritos, más de 7.000 tras tres semanas de campaña.

Estos datos están directamente relacionados con las acciones llevadas a cabo a nivel local. Aunque los primeros días eran muchos los clientes que sabían que el Recambiazo estaba en marcha, la reincorporación al trabajo de la parte de la plantilla que aún estaba en ERTE permitía la comunicación directa con los clientes de cada socio y el seguimiento diario de los albaranes de los clientes, lo que se reflejaba en al aumento de líneas e importe de los albaranes, para conseguir superar los 100 euros y optar a uno de los regalos de la campaña, y también en el aumento del número de inscripciones.

Pero los datos conseguidos por El Recambiazo en las primeras tres semanas sirven también para hacerse una idea de cómo se están comportando los negocios de socios y clientes en la desescalada.

ASER esperará a tener los datos finales de compras y ventas de los socios del Grupo, pero analizando las inscripciones de El Recambiazo y los comentarios de algunos socios, las sensaciones son positivas y permiten cierto grado de optimismo al comprobar que están en la línea de anteriores ediciones.