Schaeffler considera la movilidad eléctrica como uno de los componente integrales de su programa "Agenda 4 más Uno". Al tratarse de uno de los impulsores clave de la innovación en el futuro, ha consolidado todas sus actividades en este campo en su nueva Unidad de Negocio “E-Mobilty”. Para el año 2020, Schaeffler habrá invertido más de 500 millones de euros en investigación, desarrollo y producción de unidades de accionamiento eléctrico. Además, ya ha comenzado la producción en serie de componentes y soluciones de sistemas, tales como ejes electrónicos o módulos híbridos. Muestra de ello es la transmisión específica para vehículos eléctricos desarrollada para cada uno de los ejes del nuevo Audi e-tron, que permite un sistema eficiente de tracción en las cuatro ruedas.

En el CES, Schaeffer presentará un módulo que permitirá a los constructores hibridar las camionetas pickup, vehículo que disfruta de una elevada popularidad en el mercado de los Estados Unidos. El módulo híbrido P2 compacto desarrollado por Schaeffler se ajusta entre el motor de combustión y la transmisión, lo que permite su integración en las plataformas de vehículos existentes. Permite tanto una función de impulso como el “coasting” con el motor de combustión apagado, así como la conducción completamente eléctrica.

schaeffler2

Por su parte, el eje eléctrico o E-Axle desarrollado por Schaeffler se puede utilizar como una unidad independiente o bien para transformar una tracción delantera o trasera en un sistema de tracción total en todas las ruedas. La potencia de salida con control selectivo de la rueda es otro beneficio. Gracias a la vectorización de par entre las ruedas izquierda y derecha, tanto la seguridad como la dinámica de conducción y el confort de marcha se mejoran notablemente. El E-Axle presentado en CES permite la optimización dinámica tanto en vehículos híbridos como en los alimentados sólo por baterías eléctricas.

Con el concept car Schaeffler 4ePerformance, Schaeffler ha creado un vehículo completamente eléctrico propulsado por cuatro motores de Fórmula E, con una potencia total de 880 kW (1.200 cv). Provenientes del monoplaza ABT Schaeffler FE01 Fórmula E, al igual que toda la electrónica de potencia, estos motores fueron desarrollados por Compact Dynamics, subsidiaria de Schaeffler y se utilizaron durante la segunda temporada completa de Fórmula E. Para Schaeffler, este campeonato de carreras 100% eléctricas es un laboratorio de pruebas para el desarrollo de tecnologías de movilidad eléctrica y se adapta a la estrategia de "Mobility for Tomorrow".