Mapfre, junto a la firma Solera Holdings, acaba de inaugurar en Pekín Cesvi China, un centro de desarrollo tecnológico para la reparación de automóviles en el país asiático, a través de una joint venture, STC, en la que Mapfre participa con un 25%.

 

Las nuevas instalaciones, tras una inversión de cinco millones de dólares (algo más de 4,5 millones de euros), permitirán a ambas compañías reforzar su presencia en el creciente mercado automovilístico chino, el mayor del mundo. STC ya ha proporcionado formación técnica integral a cerca de 2.000 profesionales locales, que trabajan dentro de las industrias de seguros de vehículos, reparación y evaluación.

Se trata de un nuevo centro de Cesvimap (Centro de Experimentación y Seguridad Vial de Mapfre). Recordemos que Cesvimap comenzó su andadura en mayo de 1983 en España con el objetivo de investigar en el ámbito de la reparación de automóviles y de formar a los peritos y profesionales de los talleres en aspectos relacionados con la reparación y la valoración de los daños sufridos por los vehículos en accidentes de tráfico.

Actualmente, existen seis centros Cesvimap en todo el mundo: España (Ávila) Brasil, México, Argentina, Colombia y Francia. STC, por su parte, fue creada en 2009 entre Mapfre y Solera para avanzar en la actualización del conocimiento en el mundo de la reparación de los automóviles, mediante herramientas tecnológicas y formación técnica.