SEAT acaba de abrir las puertas del electromobility Learning Center (eLC), un centro propio de educación en electromovilidad. El nuevo edificio, de 400 metros cuadrados y situado en el corazón de la fábrica de Martorell (Barcelona), ofrece un programa completo sobre el vehículo eléctrico, especialmente diseñado por la compañía.

El eLC, cuya construcción está incluida en el plan de inversión de 5.000 millones de euros anunciados por la compañía, consolida la apuesta de SEAT por la formación como eje central de la transformación hacia el vehículo eléctrico. El objetivo es formar a los empleados en todos los aspectos relacionados con la nueva tecnología eléctrica, la mecánica y la seguridad.

“El futuro es eléctrico. Por ello, desde SEAT apostamos por la formación y el desarrollo del talento de nuestros empleados. Con la creación del electromobility Learning Center, el nuevo centro de formación en electromovilidad de la compañía, queremos ofrecer a los más de 15.000 trabajadores todas las herramientas necesarias para poder afrontar los retos del mañana”, ha comentado Xavier Ros, vicepresidente ejecutivo de Recursos Humanos y Organización de SEAT.

En el nuevo centro se imparte formación de carácter divulgativo dirigida a toda la plantilla de SEAT y enfocada al conocimiento general del coche eléctrico. Por un lado, se incluye sesiones para dar a conocer la tecnología híbrida y eléctrica y sensibilizar a todos los empleados de la compañía sobre la importancia de los procedimientos de seguridad en los vehículos eléctricos. Además, se realizan otros cursos más especializados para los trabajadores de fábrica con el objetivo de aprender cómo conectar y desconectar los sistemas eléctricos, así como realizar trabajos con alta tensión activa.

Recientemente, y debido al confinamiento por el Covid-19, la compañía también ha ofrecido a todos sus trabajadores la posibilidad de realizar un curso online sobre Sensibilización en el Vehículo Eléctrico. A día de hoy, han participado 8.600 personas.

En conjunto, la empresa destinó 23 millones de euros en 2019 al desarrollo de sus empleados en diferentes proyectos y campos, lo que supone una inversión de 1.500 euros por persona.