Seat, con el objetivo de proporcionar a sus clientes la mejor experiencia de compra, ya ofrece en la totalidad de su red de concesionarios en España la nueva matriculación electrónica, siendo la primera marca en nuestro país con el 100% de su red de ventas integrada en el nuevo formato de matriculación electrónica. Sin duda, se trata de una importante ventaja competitiva respecto al resto de compañías de automóviles, meses antes de que entre en vigor su obligatoriedad.

 

La llegada de la nueva matriculación electrónica supone muchas ventajas para los clientes y concesionarios: la principal es que es un proceso más eficiente, que ahorra tiempo a todas las partes. Comparado con el sistema antiguo, el nuevo formato permite al comprador matricular su coche nuevo en horas, ya que antes se tardaban alrededor de cuatro días desde que el fabricante facturaba un vehículo hasta la entrega al cliente.

También se eliminan posibles errores de datos o extravío de documentación, al mismo tiempo que se abaratan los gastos de gestión. Otro de los aspectos favorables de la nueva matriculación electrónica es el impacto positivo sobre el medio ambiente, al eliminar el consumo de papel y las emisiones de CO2 asociadas.

Este proyecto de la Dirección General de Tráfico comenzó en 2009 y contó con la colaboración de Seat, siendo ésta pionera en el formato electrónico matriculando los primeros vehículos en España en mayo del mismo año. La matriculación electrónica está en marcha desde 2011 y a partir del próximo 11 de noviembre de 2015 será la única vía para la matriculación en España.

Seat, remarquemos, es la única compañía del sector con capacidad para diseñar, desarrollar, fabricar y comercializar automóviles en España. Integrada en el Grupo Volkswagen, la multinacional, con sede central en Martorell (Barcelona), exporta más del 80% de sus vehículos y está presente en 75 países. En 2014 alcanzó un volumen de negocio de casi 7.500 millones de euros, la cifra más alta de su historia, con unas ventas mundiales de 390.500 unidades.