Toyota avanza hacia una movilidad basada en el hidrógeno presentando el prototipo de la segunda generación del vehículo de pila de combustible Toyota Mirai en el Salón del Automóvil de Tokio 2019. Con una autonomía de unos 500 kilómetros, el Toyota Mirai se reposta en cuestión de minutos y sus únicas emisiones son agua. Desde su lanzamiento en 2014, se han vendido alrededor de 10.000 unidades y, paralelamente, Toyota ha respaldado el desarrollo de la infraestructura de repostaje de hidrógeno en mercados clave de todo el mundo.

En el nuevo Mirai, cuyo lanzamiento está previsto para 2020, inicialmente en Japón, Norteamérica y Europa, la eficiencia sigue siendo un aspecto fundamental. Toyota tiene el propósito de aumentar la autonomía del vehículo un 30% mediante la introducción de mejoras en el sistema de pila de combustible y el uso de depósitos de hidrógeno de mayor capacidad.

El impacto inmediato del nuevo Mirai radica en su diseño exterior, con líneas bajas, proporciones elegantes, una carrocería esbelta y firme y unas grandes llantas de 20 pulgadas. El interior se ha concebido como un espacio moderno y sencillo, con un ambiente cálido y acogedor, que intensifica la sensación de que se trata de un vehículo que se disfruta tanto al volante como de pasajero. Algunos de los principales elementos son una pantalla central de 12,3 pulgadas y un cuadro de instrumentos que envuelve la zona del conductor. La plataforma en que se basa y su diseño permiten disponer de cinco plazas, en lugar de las cuatro del Mirai actual.

La libertad para desarrollar un diseño más emocional y llamativo ha sido uno de los beneficios de fabricar el nuevo Mirai sobre la más reciente plataforma modular de tracción trasera de Toyota (TNGA), concebida desde el principio para adaptarse a distintas motorizaciones, incluida la pila de combustible de hidrógeno. Además, confiere a la carrocería del nuevo Mirai un grado superior de rigidez, lo que contribuye a una mayor agilidad y respuesta, así como un centro de gravedad más bajo.

Aparte de ampliar el potencial de autonomía, las mejoras del rendimiento del sistema de pila de combustible otorgan al nuevo Mirai una respuesta más suave y lineal al arrancar, así como un tacto de conducción más elegante, con una aceleración del vehículo que responde a la manipulación del pedal por parte del conductor.