Toyota Motor Corporation y Subaru Corporation anuncian un acuerdo para diseñar conjuntamente una plataforma específica para vehículos eléctricos de batería (BEV, por sus siglas en inglés), destinada a turismos de tamaño medio y grande, así como el desarrollo combinado de un modelo de todocamino BEV del segmento C, que se venderá bajo la marca de cada compañía.

Al combinar sus respectivos puntos fuertes, como las tecnologías de tracción a las cuatro ruedas que Subaru lleva años perfeccionando y las tecnologías de electrificación de vehículos que emplea Toyota para impulsar a otras empresas que comparten sus aspiraciones, las dos compañías se proponen afrontar el desafío de crear productos atractivos con unas características que solos los BEV pueden ofrecer.

Desde que cerraran su acuerdo de colaboración en comercial en 2005, Toyota y Subaru han intensificado su cooperación en varios ámbitos, como desarrollo, producción y ventas. Algunos ejemplos son las iniciativas que desembocaron en la comercialización a partir de 2012 del Toyota 86 y el Subaru BRZ y el inicio de las ventas del Subaru Crosstrek Hybrid en Estados Unidos, un vehículo híbrido eléctrico enchufable en el que se aplicaron conocimientos relacionados con las tecnologías híbridas de Toyota.

La industria de la automoción se encuentra inmersa en un periodo de profunda transformación sin precedentes en el último siglo. Empezando por las respuestas a los nuevos ámbitos CASE de conectividad de automóviles, conducción autónoma o asistida, nuevas formas de movilidad o vehículos compartidos y motores o componentes electrificados, tanto Subaru como Toyota deben avanzar en el desarrollo tecnológico en un espectro de iniciativas más amplio que nunca. A partir de sus lazos de colaboración consolidados a lo largo de los años, el acuerdo representa una nueva área de cooperación que se centra especialmente en la necesidad urgente de responder a la ‘E’ de CASE, es decir, los motores y componentes electrificados.