Volkswagen está trabajando a toda velocidad para aclarar las irregularidades respecto al software empleado en los motores diésel, tras destaparse el tema que contamos en el artículo publicado en esta misma web del veterano periodista Jorge Palacios.

 

De hecho, los nuevos vehículos del grupo con motores de la Unión Europea disponibles en la actualidad cumplen los requisitos legales y las normativas ambientales. El software en cuestión no afecta a la manipulación, consumo o emisiones.

Las discrepancias implica unos once millones de vehículos en todo el mundo. Una desviación notable entre los resultados de pruebas de banco y el uso real de ruta fue establecida exclusivamente para este tipo de motor.

Para cubrir las medidas de servicios necesarios y otros esfuerzos para recuperar la confianza de nuestros clientes, Volkswagen planea establecer una provisión de unos 6,5 millones de euros reconocidos en la cuenta de pérdidas y ganancias en el tercer trimestre del año fiscal en curso.

Volkswagen afirma que "no tolera ahora ningún tipo de violación de las leyes. Es y sigue siendo la principal prioridad de la Junta Directiva para recuperar la confianza de sus clientes y evitar los daños causados".