Ford y Volkswagen explora una cooperación más estrecha, ya que las fricciones comerciales obligan a los fabricantes de automóviles a replantearse dónde construyen vehículos para Europa, Estados Unidos y China. Además, ambos fabricantes afrontan el desafío de las compañías de software, que se preparan para lanzar sus propios vehículos eléctricos y de conducción autónoma, informa Reuters.

Los detalles de la asociación propuesta no están claros, pero se espera que los fabricantes de automóviles se asocien en varios frentes para reducir los costes y optimizar las operaciones. Ambas partes han dicho que cualquier posible acuerdo no implicaría una fusión, recoge, por su parte, una información de Automotive News

La expansión de las alianzas muestra la creciente presión sobre los fabricantes de automóviles para administrar los costes de desarrollo de vehículos eléctricos y de conducción autónoma, así como la tecnología requerida para cumplir con los estándares de emisiones más estrictos para millones de vehículos de combustión interna que venderán en los próximos años.

Volkswagen está analizando si invertir en la división de vehículos autónomos de Ford, mientras que los ejecutivos de Ford están considerando conceder licencias a la plataforma de vehículos eléctricos de Volkswagen, según Reuters.

Jim Farley, presidente de mercados globales de Ford, ha señalado que las conversaciones estaban “muy avanzadas”. “Estamos progresando realmente bien en muchos proyectos diferentes, cada uno en una línea de tiempo diferente”, añadió el responsable que también ha destacado el trabajo conjunto en diferentes iniciativas, como la firma, el pasado junio de 2018, de un memorando de entendimiento para explorar una alianza estratégica en varias áreas, incluido el desarrollo conjunto de vehículos comerciales.