Para las reparaciones de transmisiones de vehículos comerciales, los talleres independientes pueden contar con la experiencia en sistemas de alta especialización de ZF Aftermarket, ya sea que se trate de transmisiones manuales o automáticas. La sede del servicio técnico de ZF Aftermarket en Coslada (Madrid) ofrece la experiencia necesaria para reparar de manera profesional prácticamente todas las transmisiones comunes de vehículos comerciales de fabricantes reconocidos, así como para equiparlos con repuestos de calidad OE.

Por lo general, las transmisiones de VI rinden entre 700.000 - 800.000 km, equivalente a una vida útil de servicio de 12-15 años. Sin embargo, los errores en los cambios, el desgaste y la suciedad pueden restringir su funcionalidad y causar fallos en el largo plazo. La complejidad de los componentes obliga a un proceso de diagnóstico y reparación exhaustivo.

Independientemente del tipo, las transmisiones de vehículos comerciales están sujetas a grandes cargas todos los días. Por este motivo, el uso incorrecto, las piezas periféricas defectuosas en el vehículo o la falta de mantenimiento enseguida causan daños y consecuentes reparaciones costosas. A menudo, inicialmente sólo se requiere reemplazar pequeños componentes desgastados como rodamientos de agujas, sincronizaciones, casquillos deslizantes o juntas. Pero el 80% de los problemas se deben a la sincronización, o actuadores de embrague y de transmisión. Un posible indicador de un defecto en el embrague es la inestabilidad de los cambios de marcha. El cambio salta de manera reiterada o no se acopla. Si el conductor se las arregla para accionar el embrague y aparentemente se acopla, el motor permanece en modo ralentí. Los fallos de transmisión también se pueden deber a desgaste mecánico o electrónico.

ZF Aftermarket ha definido su proceso de reparación de transmisiones, que funciona de manera profesional y estructurada: diagnóstico de errores, limpieza, análisis, desmontaje y, reparación o reemplazo de repuestos según sea necesario.

  • Paso 1: Diagnóstico e interpretación de los datos del vehículo. Las bases de un diagnóstico fiable se obtienen al leer la memoria de fallos y poder interpretar correctamente todos los datos pertinentes del vehículo. ZF utiliza unidades de diagnóstico que respaldan una solución de problemas sistemática y profesional en todo el vehículo. Independientemente de la marca del vehículo, las soluciones de diagnóstico inteligente, como el Bosch KTS Truck, ofrecen acceso a todos los datos del vehículo y a la lectura de todos los códigos de fallo de los elementos de control.

La unidad de diagnóstico ZF Testman desarrollada para los productos ZF, se centra en la tecnología de la línea de transmisión. A diferencia de otras soluciones de diagnóstico, este sistema también se puede usar en transmisiones ya desmontadas. ZF Testman puede leer los datos electrónicos de la transmisión, revisar las estadísticas y los datos dinámicos del vehículo, extraer información sin filtrar de la memoria de fallos del VC, instruir a los componentes ZF y replicar el software de los componentes individuales.

  • Paso 2: Limpieza del engranaje con tecnología de granallado. Tras identificar las causas del fallo, se limpia la caja de cambios. Esto significa que se retira cualquier resto de suciedad o depósitos adheridos mediante tecnología de granallado.
  • Paso 3: Desmontaje del engranaje. ZF Aftermarket examina los componentes dentro de la transmisión. Para lo cual, se desmonta completamente y se inspeccionan las piezas individuales y se miden, si fuera necesario. El convertidor de par en las transmisiones automáticas se vacía, se limpia y se revisa.
  • Pasos 4 y 5: Inspección y reparación mecatrónica. La reparación y el reemplazo de la transmisión son las principales competencias de ZF Aftermarket. ZF ha ido adquiriendo una amplia experiencia en transmisiones a lo largo de décadas. Esto le permite a Coslada ofrecer a los clientes del taller reparaciones a medida según los requerimientos y el valor actual del vehículo específico. Este servicio varía desde el reemplazo de los componentes defectuosos de la transmisión hasta el montaje completo de una unidad de intercambio, acorde con las últimas novedades en cuanto a la producción del volumen actual. Tras la reparación, todas las transmisiones se someten a una prueba final bajo condiciones reales en el banco de prueba de ZF. El aceite en las transmisiones automáticas se calienta a 75° C para simular realmente las condiciones correctas de temperatura y humedad.
  • Pasos 6 y 7: Montaje y pruebas finales en el banco de pruebas. Después del montaje, la transmisión se llena con aceite nuevo. ZF ha desarrollado un banco de prueba específico para realizar ensayos precisos de pérdidas y funcionales de las transmisiones automáticas. Con posterioridad a estas pruebas, se reinicia el software de la transmisión automática para que el taller pueda volver a introducir los datos del vehículo y actualizar el software del fabricante tras el montaje de la transmisión. Una última prueba de la transmisión en el vehículo concluye el proceso de reparación.