ZF ha desarrollado un nuevo prototipo de sistema de seguridad pre-choque, en el cual usan un airbaig lateral externo que se despliega a milisegundos antes de la colisión. Esto proporciona una zona lateral adicional de amortiguamiento, el cual puede salvar vidas y reducir la gravedad de las lesiones de los ocupantes hasta en un 40%.

Para que esto sea posible, ZF ha conectado los airbags a los sistemas de sensores del vehículo y ha desarrollado algoritmos que son capaces de determinar si un choque es inminente y decide si despliega o no el airbag. En este sentido, el mayor desafío en el desarrollo de este sistema fue reconocer de manera fiable una colisión inevitable y desplegar el airbag lateral externo antes de que se produzca la colisión. El sistema tiene unos 150 milisegundos para tomar la decisión de desplegar el airbag y llenarlo, aproximadamente la cantidad de tiempo que tarda una persona en parpadear.

ZF airbag lateral 2

Los sensores del vehículo tienen que identificar primero un impacto potencial de manera rápida y precisa, posible con cámaras conectadas, radar y lidar (sistemas de detección y de rango). Los algoritmos dentro del software del sistema deciden si una colisión es inevitable o no y el despliegue del airbag es posible y beneficioso. Si todas estas decisiones son afirmativas, el sistema enciende los infladores para llenar el airbag, que tiene una capacidad de entre 280 y 400 litros (de cinco a ocho veces el volumen del airbag del conductor), dependiendo del vehículo, y luego se expande hacia arriba desde la base lateral, para formar una zona adicional de deformación en el área de la puerta entre los pilares A y C.

En una colisión de impacto lateral, los ocupantes del lado del impacto corren un riesgo particular en sufrir lesiones graves en el área del pecho si la cabina de pasajeros está gravemente deformada. El sistema de seguridad ZF pre-choque puede reducir la incursión del vehículo intruso hasta un 30%, lo que ayuda a reducir significativamente el riesgo de lesiones de los ocupantes.

La información predictiva sobre una colisión inevitable también ayuda a mejorar aún más la eficacia de la tecnología de seguridad estándar establecida. Por ejemplo, el retractor de control active ACR puede advertir a los ocupantes o ayudar a asegurarlos en una posición segura en las fracciones críticas de un segundo antes de la colisión.