El sistema OBD o diagnosis a bordo es una medida que se puso en marcha en 1998 en California para controlar las emisiones de los vehículos. Este es uno de los hechos que explica Loctite en un post dedicado a los códigos OBD, en el que, además de mostrar su significado, muestra un ejemplo práctico de la diagnosis de un coche.

Este sistema se fue perfeccionando con el paso del tiempo, dando lugar al sistema OBD II, que permite monitorizar en todo momento el estado del catalizador y el nivel de emisiones en el vehículo. En Europa, según la Directiva 98/69EG, los automóviles a gasolina del año 2000 en adelante, los diésel de 2003 en adelante, y los camiones de 2005 en adelante tienen que estar provistos de un OBD.