First Stop, red de talleres especializados en neumáticos y mantenimiento integral del automóvil, acerca las claves para que el vehículo eléctrico no sufra las consecuencias del Covid-19.

1. Huir de las descargas completas. Los expertos de First Stop recomiendan que no se debe esperar a que la batería del coche eléctrico se descargue por completo para acudir a un punto de recarga. La vida útil de la mayoría de las baterías hechas de iones de litio se mide en ciclos de carga completos, por lo que no esperar a que se agote toda la carga alarga su vida útil. La recomendación es mantenerla siempre entre el 20% y el 80% de su capacidad. En este sentido, First Stop ofrece cobertura eléctrica a través de su red propia, con cerca de 100 puntos de recarga y con presencia en todas las capitales de provincia. Este servicio de recarga para coches eléctricos o híbridos “enchufables” cuenta con cargadores de 22 kW de potencia que recargan las baterías hasta un 80% en menos de cuatro horas.

2. Evitar los cambios bruscos de temperatura. Las baterías de este tipo de coches son muy sensibles a bruscos cambios de temperatura, como los que se pueden registrar en estas fechas en muchas zonas de nuestro país. Por este motivo, la enseña recomienda que los coches eléctricos permanezcan resguardados en garajes cubiertos o subterráneos, donde la temperatura es más estable.

First Stop vehiculos electricos baterias 2

3. Ante un estacionamiento largo... Si el coche eléctrico va a estar parado un largo periodo de tiempo, es aconsejable dejarlo conectado para que el propio vehículo mantenga la batería en el punto óptimo de carga. Si el modelo no incorpora esta opción, desde First Stop recomiendan usar la opción de descarga lenta; asegurarse, antes de utilizar el coche eléctrico, que la batería no ha bajado del 20% de su capacidad; y cargar el coche entre dos y tres veces al 80% antes de utilizarlo si hace tres meses o más que no se usa.

4. Establecer una previsión de recargas. La previsión de la recarga de la batería es un punto fundamental para no caer en malos hábitos.

5. Antes de volver a usar el vehículo, devolver la presión correcta a los neumáticos. Tras tener el coche eléctrico parado durante un largo periodo de tiempo, es recomendable comprobar el estado de los neumáticos siguiendo estos consejos:

  • Chequeo visual para verificar el estado de la cubierta, buscando cualquier anomalía: grietas, bultos, daños o deformaciones,...
  • Nivel de presión. La consecuencia más evidente tras tener el coche eléctrico parado mucho tiempo es la pérdida de aire. Este problema se soluciona hinchando los neumáticos de nuevo. Si las gomas han pasado mucho tiempo con menos aire de lo debido, también puede ser que el peso del vehículo haya podido provocar deformaciones.
  • Tapones de las válvulas. Comprobar también el estado de estos elementos que evitan que la suciedad y la humedad provoquen problemas. Si están deteriorados, lo mejor será reemplazarlos.
  • Dibujo de la banda de rodadura. No está permitido circular con un neumático con una profundidad de dibujo inferior a 1,6 mm, aunque es recomendable cambiar las ruedas cuando sea menor a dos milímetros.
  • Cambio de verano a invierno. Si el confinamiento ha cogido al vehículo con un juego de neumáticos de verano montados, habrá que cambiarlos a los de invierno.