Sofás, colchones y tapicerías de coche. Estos tres elementos acumulan millones de ácaros, bacterias y otros ‘visitantes’ que se acomodan con el paso del tiempo si no se realiza una desinfección correcta y completa de todo el tejido. En el caso del coche también se concentra mucho más puesto que es un habitáculo cerrado en el que los restos de comida, pelos de mascotas y otros agentes del exterior, como el polvo o la arena, se acumulan en la tapicería.

Según los especialistas de Alvato Luxury Detailing, los métodos tradicionales de limpieza no desinfectan como deberían y por ello se emplean técnicas más innovadoras con productos destinados también a la prevención.

El empleo de productos basados en nanotecnología, que estudia la materia a una escala ínfima en la que se observan propiedades físicas y químicas nuevas, permite no sólo la limpieza, sino que además ayuda en la prevención tanto de la suciedad como de las posibles reacciones alérgicas que esta causa.

Su aplicación para recubrir los tejidos de la tapicería del coche repele la aparición de moho y suciedad, es bactericida, bloquea los rayos UV y reduce el uso de los productos de limpieza hasta en un 90%. Con ello se evitan las reacciones alérgicas que provoca la suciedad o el polvo en suspensión e incluso los pelos de mascotas. Es una buena manera de evitar que esas partículas se desprendan y supongan un problema para las personas con este tipo de problemas

En una primera fase, tal y como detallan los responsables de Alvato, se realiza una limpieza preliminar en la tapicería del vehículo con ozono, un gas especialmente diseñado para la desinfección de interiores además de eliminar olores y posteriormente se aplica una capa de producto nanotecnológico. Al ser ecológico, no daña los tejidos y tiene un reducido período de secado. Y, además, ni altera la composición textil ni la apariencia de la superficie sobre la que se aplica.