Las temperaturas cercanas a cero grados pueden llegar a reducir considerablemente capacidad de la batería. Se conoce como “sulfatación”, un proceso en el que el material químico del que están compuestas las baterías sufre disminuyendo de una manera considerable su potencia. Cargarlas no es la solución, por lo que Talleres Murillo ofrece revisiones de baterías de coche en Monzón.

Un mal estado de la batería puede acarrear que el coche tenga averías por la falta de potencia en el arranque. Desde Talleres Murillo recomiendan hacer una revisión de este elemento durante el invierno, sobre todo en aquellos turismos que llevan unos años en la carretera. Un elemento que avisa de su mal funcionamiento es la medición de sus voltios. Si éstos están en 12 o por debajo de ellos, es un indicador para llevar el vehículo al taller y realizar un cambio de la batería.

Por último, el taller aconseja que para evitar que el frío afecte al estado de un coche es recomendable aparcarlo en un garaje siempre que sea posible o en zonas donde el frío no sea tan potente. Además, es aconsejable dar un tiempo para arrancar el motor. Aun así, las bajas temperaturas a lo largo del tiempo dañan y merman las baterías por muchos cuidados que uno lleve a cabo. Realizar un test de batería y circuito de carga es la opción más recomendable para no quedarse “tirado” en la carretera.