La nueva generación de equipos de prueba de líquido de frenos BFCS 300 de Continental permite que la tarea de chequeo y revisión en talleres independientes sea más fácil que nunca. La compañía presenta también su línea actualizada de dispositivos de sangrado FB30, así como una amplia gama de productos para reemplazar el líquido de frenos con su marca de productos ATE, desde líquidos de frenos y adaptadores de unidades de purga hasta el sistema de eliminación.

En primer lugar, el equipo de prueba ATE BFCS 300 utiliza el método de termo-ebullición para medir el punto de ebullición de todos los líquidos de frenos comunes a base de glicol. “Hervir el líquido es la única manera de determinar el punto de ebullición exacto, independientemente del tipo de líquido de frenos”, destaca Frank Schmidt, jefe de Servicios Técnicos de Continental. “En Austria, la prueba del líquido de frenos es parte del procedimiento de prueba de la Autoridad de Inspección Técnica, este método es requerido por la ley”.

Durante el procedimiento de ensayo, se calienta una muestra del líquido de frenos hasta su punto de ebullición. A continuación, el dispositivo muestra el valor de temperatura medido después de aproximadamente 30 segundos. Los expertos de Continental han integrado una interfaz de impresora opcional en la última versión que permite al taller imprimir el resultado de la prueba y utilizarlo como información para el cliente. Un contador interno almacena las últimas diez mediciones.

Otra característica es la posibilidad de analizar y corregir rápidamente los mensajes de error: el dispositivo advierte a los usuarios en su nueva pantalla de cuatro dígitos si el sensor está demasiado caliente o si el cabezal de medición empieza a sufrir de desgaste. Además, gracias a la nueva fuente de alimentación diseñada para voltajes de 90-250 V, los talleres de todo el mundo pueden utilizar el dispositivo de forma segura.

Cambio del líquido de frenos

Para cambiar el líquido de frenos en los sistemas de frenado electrónicos de los vehículos modernos, Continental lanza la nueva unidad de llenado y purga ATE FB 30 con su innovador sistema electrónico de control de presión. Existen tres niveles de presión para el llenado, limpieza y purga del sistema de frenado: 0,4, 1,0 y 2,2 bar. El dispositivo controla electrónicamente el ajuste de la presión y lo regula según sea necesario. Ahora también está disponible un ajuste de presión manual de 0,4 a 3,5 bar.

El manómetro le permite controlar la presión seleccionada. Todas las funciones se controlan a través del panel de control, mientras que las lámparas indicadoras indican la función seleccionada. El ATE FB 30 trabaja directamente desde las latas de líquido de frenos comerciales de 5, 20 y 30 litros, que están fijados en la unidad mediante un soporte diseñado para asegurar que la lanza de succión está bien asegurada en la lata de líquido de frenos. La unidad también está diseñada para evitar que el aire no deseado entre en la lata y el sistema de frenos.

Por otro lado, el dispositivo está equipado con soportes prácticos para la manguera de llenado y el cable de alimentación, aunque también hay soportes para adaptadores de unidad de purga. La unidad cuenta, además, con una bandeja para piezas pequeñas y herramientas. Este sistema se suministra con una unidad de sangrado que se adapta a todos los vehículos europeos comunes.

Gama de líquidos de frenos ATE

Por último, la gama de líquidos de frenos ATE incluye DOT 3 y DOT 4 de alto rendimiento y ESP. Muchos tamaños de envases están disponibles para cada grado. Los aditivos de alta calidad en nuestros fluidos de frenos proporcionan una mayor protección contra el envejecimiento por oxidación y fluidos, aumentando la longevidad del freno como un todo y haciéndolo más seguro a largo plazo.

Para una eliminación adecuada y rentable del líquido de frenos, Continental también ofrece sistemas de eliminación con hasta cuatro contenedores de recogida, en los que los fluidos de frenos usados se pueden clasificar según el tipo en un sistema cerrado.