Inglobe Technologies presenta una interesante aplicación para Ford, fundamentada en la realidad aumentada, que permite guiarnos a través de una interfaz virtual sobre el mantenimiento de nuestro coche con sólo situar la tablet o smartphone sobre el capó del vehículo.

El prototipo de aplicación (App) desarrollado para Ford se basa en el reconocimiento tridimensional de zonas críticas del vano motor, para guiarnos de forma rápida y sencilla al ejecutar el mantenimiento preventivo. De este modo, dejando a un lado manuales, infografías o etiquetas, la realidad aumentada nos indica qué hacer, cómo hacerlo y dónde hacerlo.

Las posibilidades que brinda esta concepción son múltiples, pues con gadgets como las Google Glass cualquier usuario será capaz de realizar infinitas tareas en su vehículo, contando con la correcta base de datos para ser guiado a través de la realidad aumentada. No hace falta buscar, averiguar o indagar, la realidad aumentada nos dice dónde mirar y cómo actuar.

Esta aplicación no es la primera incursión de la realidad aumentada en el automóvil, si bien se muestra como la más práctica, además de los parabrisas inteligentes imaginados por BMW.

La desaparición de manuales en favor de aplicaciones de este tipo es una iniciativa que los fabricantes demandan con cada vez mayor interés. Cualquier elemento del vehículo podrá descubrir sus secretos con sólo posicionar la cámara del dispositivo inteligente sobre él.