Hella, proveedor global para la industria del automóvil, equipará al nuevo Citroën C4 Picasso con una innovadora tecnología de iluminación en sus pilotos traseros, garantizando seguridad en la conducción y, a la vez, ofreciendo una imagen y diseño únicos en la estética habitual del automóvil.

De esta forma, el fabricante francés ha confiado en Hella para el diseño de los pilotos traseros de su monovolumen compacto de cinco puertas, basados en una tecnología que combina los LED y las lámparas convencionales.

Por primera vez, las funciones de LED de freno utilizan un sistema óptico de espejos que se repiten hasta el infinito, provocando un efecto 3D muy diferente al estilo lumínico habitual y que sintoniza con el carácter artístico que quiere transmitir este nuevo modelo picassiano.

Se trata, por tanto, de dos módulos dobles, cada uno con 15 diodos emisores de luz (LED) que emiten un efecto túnel tridimensional que se consigue gracias a una óptica sobre una pared adjunta a un espejo semitransparente y a otro situado delante. Así, la luz se refleja con una curiosa profundidad geométrica a través de los pilotos.

Mediante esta nueva colaboración, la compañía refuerza su actividad en el área de primer equipo, donde mantiene una relación muy estrecha con destacados principales fabricantes (Mercedes, Audi, Volkswagen u Opel) como socio para el diseño y desarrollo de la última tecnología del automóvil, especialmente en el área de iluminación.