Para que el sistema eléctrico del vehículo funcione de forma eficaz es necesario que la batería, el motor de arranque y el resto de componentes eléctricos del coche estén en consonancia con la potencia del alternador, que se debe mantener en perfecto estado. Por ello, Loctite explica en su blog cómo realizar comprobaciones en el alternador de un coche.

El primer indicio de que existe un problema en el sistema de carga es que se encienda el piloto de batería en el cuadro de instrumentos. En este caso será necesario comprobar la batería y la capacidad de carga del alternador, además de otros elementos, como la correa trapezoidal y las conexiones eléctricas.

En el alternador se pueden encontrar tres conexiones: la masa B-, la salida de carga B y la salida al cuadro de instrumentos D . El testigo de carga del cuadro tiene dos positivos, el que viene del alternador y el borne 15 de la llave. Para realizar una correcta revisión se deben comprobar la señal de B-, la señal de B , la señal de D , la tensión de la batería, la corriente de reposo, la tensión del regulador, la potencia del alternador, etc.

Para verificar todas estas variables se pueden emplear diferentes métodos. Uno de las más habituales es utilizar un polímetro, que sirve para realizar mediciones como la tensión de la batería, detectar fallos en la tensión de excitación que recibe el alternador al darle al contacto, o el valor de corriente que suministra. También se puede emplear un equipo de diagnosis para comprobar que los parámetros de funcionamiento son los indicados por el fabricante, o detectar algún código de error que señale al alternador.

Asimismo, se puede verificar el alternador en un banco de pruebas y, mediante una correa, conectarlo a un motor de accionamiento en el que se pueden establecer las revoluciones de giro. Se deberían aplicar dos velocidades diferentes de ensayo y comprobar la corriente de carga teórica. Sin embargo, no todos los talleres disponen de estos bancos de trabajo, por lo que también se puede recurrir a otras soluciones.

Una vez se ha constatado que el alternador está defectuoso, se puede proceder a su desarmado completo para verificar sus componentes internos e intentar solucionar el problema. En primer lugar se retiran las escobillas para facilitar el trabajo. Después, se debe proceder a limpiar las piezas para retirar los restos de suciedad. Una vez hecho esto, pasamos a comprobar las diferentes partes del alternador (regulador, escobillas, rotor y estator principalmente) con alguno de los métodos antes indicados.

El artículo completo se puede leer pinchando AQUÍ.