Con la primavera hay una mayor incidencia de alergias, especialmente aquellas relacionadas con el polen. Estornudos, lagrimeo, congestión nasal, fatiga y picor en la piel, ojos y garganta son algunos de sus principales síntomas. Norauto ofrece cinco pautas que pueden ayudar a disminuir los efectos de la alergia en la conducción.

1. Mantener las ventanas del coche subidas. De esta forma, se evita que el polen entre en el habitáculo.

2. El filtro de habitáculo debe estar en buen estado, ya que evita la entrada de partículas de polvo y polen del exterior. La mayoría de vehículos lo llevan actualmente. Norauto recomienda su cambio una vez al año.

3. Revisar el sistema de climatización. La cadena aconseja comprobarlo todos los años y realizar un mantenimiento cada dos años, especialmente si el conductor es alérgico.

4. Evitar conducir al atardecer, al amanecer y en zonas húmedas, momentos y lugares donde se puede producir una mayor concentración de polen. En este sentido, se recomienda consultar con frecuencia los niveles de polen para estar al tanto de aquellos momentos con mayor presencia. Norauto también aconseja el uso de gafas de sol para evitar la máxima capacidad de luz y que no se produzcan estornudos mientras se conduce.

5. Limpiar el vehículo con frecuencia para eliminar ácaros de moquetas y tapicerías. Lo más recomendable es realizar una desinfección en profundidad del habitáculo.

Norauto cuenta con el programa ‘Air Vitality' con el que se ofrece carga de aire acondicionado, higienización del habitáculo y cambio de filtro de habitáculo.