Los componentes visibles del exterior de los vehículos se encuentran expuestos de manera constante y directa a las condiciones climáticas. Lo que constituye un reto para los plásticos es, sobre todo, la alta radiación solar con sus correspondientes temperaturas y el potencial daño del componente UV. De conformidad con la norma UNE-EN ISO 4892-2, algunos fabricantes se proponen aumentar sus exigencias de estabilidad a los rayos UV y extenderlas a dos ciclos anuales de envejecimiento acelerado.

Se suma, además, la necesidad de asegurar y mantener de forma duradera la fuerza adhesiva en la unión multicomponente de los TPE con distintos termoplásticos, como ASA, ABS, PMMA y PC.

"Somos conocidos por el desarrollo de elastómeros termoplásticos personalizados, que llevamos a cabo con un carácter flexible y una clara orientación al mercado y a los clientes. Nuestros nuevos materiales responden al perfil más exigente que imponen los componentes utilizados en el exterior de los vehículos", explica Gerhard Berger, director del área de Desarrollo de Productos en Kraiburg TPE para la región de Europa, Oriente Medio y África. "La rápida evolución de estos materiales innovadores reafirma la cercanía al cliente y la estrecha interconexión que existe entre nuestros equipos de comercialización y desarrollo".

Los nuevos compuestos Thermolast K perfeccionan los materiales pertenecientes a la actual gama "exterior" de Kraiburg TPE. Los modelos TC5MUZ, TC6MUZ, TC7MUZ y TC8MUZ abarcan un rango de dureza Shore A de 55 a 85. La mayor resistencia de los compuestos a los agentes atmosféricos ha sido demostrada en ensayos de simulación de luz solar, según el test PV 3930 (condiciones de Florida) y el test PV 3929 (condiciones de Kalahari) de Volkswagen a lo largo de dos ciclos anuales.

Cabe destacar los mínimos cambios registrados tras la exposición a la intemperie, que fueron evaluados con una escala de grises de más de 4, sin acumulación de aceite ni agrietamientos. En pruebas realizadas de acuerdo con la norma VDI 2019, en combinaciones duro-blando con ASA, ABS, PMMA y PC, los cuatro productos exhiben una extraordinaria resistencia al pelado. La excelente adhesión se mantiene estable aún después del envejecimiento generado por el aire caliente. Estos nuevos productos combinan estabilidad a la intemperie con adhesión a ASA y PMMA.

Además, los nuevos compuestos destacan por su amplia ventana de procesado. En el rango de temperaturas de hasta 250° C, el material se procesa de manera específica para cada aplicación y muestra una alta resistencia frente a las velocidades de cizallamiento. Esto permite que incluso los más complejos contornos de herramientas sean reproducidos con un muy buen nivel de detalle. Las superficies no requieren tratamientos posteriores, son de alta calidad y se caracterizan por su elevada estabilidad cromática.

Los nuevos compuestos de Kraiburg TPE han sido desarrollados para el uso en la construcción de vehículos y, gracias a sus características, son ideales para el sobremoldeo de cristales de policarbonato y los recubrimientos de columnas. Las tapas, los estribos, los triángulos de los espejos y los bordes de las luces de freno también forman parte de las aplicaciones específicas.

Kraiburg TPE sigue invirtiendo en el trabajo de desarrollo de nuevos elastómeros termoplásticos y apunta, sobre todo, a optimizar la resistencia a la fricción, al rayado y a la abrasión, así como los ajustes cromáticos según las especificaciones establecidas por los fabricantes de equipos originales.