El polietileno es uno de los materiales más comunes dentro de la familia de los plásticos y que también se utiliza con frecuencia en el sector automotriz. De la familia de los polímeros, se trata de un compuesto plástico que, debido a su bajo coste de producción, también es uno de los más utilizados. En el sector de la automoción, se usa como aislante para cableados, en depósitos o juntas de batería, paragolpes, etc., explican desde el Blog Ruta 401 de Loctite.

El polietileno es una poliolefina que forma parte del grupo de los termoplásticos. Se trata de un material muy elástico, con una buena recuperación post-impacto. Tiene un aspecto y tacto similar al de la cera y es resistente a la mayor parte de ácidos y disolventes. Se deforma a partir de los 87° C, lo que le otorga una gran moldeabilidad. Se puede soldar a partir de los 275° C.

También presenta grandes propiedades eléctricas y ofrece gran resistencia a la humedad. Debido a su bajo coste, es frecuente mezclarlo con otros componentes para así mejorar sus características.