¿Qué consejos se deben seguir para sustituir un embrague? ¿Cómo proceder en el taller en estos casos? Según un artículo del Blog Ruta 401, cambiar el embrague del coche es un procedimiento complejo y de suma importancia para el rendimiento del vehículo, por lo que siempre debe ser realizado por personal cualificado.

Loctite propone los siguientes consejos para realizar esta tarea de forma óptima:

1. Es necesario preparar la zona de trabajo y hacer acopio de las herramientas necesarias. Hay que disponer el coche en un lugar llano, elevado y de fácil acceso, con ayuda de un gato hidráulico y columnas elevadoras. Respecto a las herramientas, se van a necesitar llaves de diferentes tipos (de cruz, dinamométrica, torx, etc.), destornilladores o lija para el volante bimasa. También un centrador de embrague en caso de que el kit que se vaya a instalar no lo incluya. Y no hay que olvidar los elementos de protección individual.

2. Es importante realizar las operaciones en orden. Lo primero será quitar la rueda delantera izquierda y desconectar la batería del coche (primero la toma negativa y luego la positiva, y para conectar, a la inversa). El siguiente paso será desacoplar, en orden, todos los elementos que están acoplados al sistema: caja de cambios, controles del embrague, motor de arranque, transmisión y sensores. El último paso sería desmontar el disco de embrague del plato (se montará uno nuevo) y lijar el volante bimasa, ya que es probable que esté lleno de óxido.

3. Volante bimasa. Hay que tener en cuenta que es una pieza bastante delicada (y cara), por lo que hay que limpiarla con cuidado si no se quiere dejar inservible y encarecer aún más el precio de la reparación para el cliente.

4. A la hora de desmontar todas estas piezas es importante recordar dónde va cada una y tener claras cuáles son sus conexiones. Del mismo modo, el nuevo embrague debe ser compatible con el modelo de vehículo en el que se va a instalar. Para estar seguro de ello, se recomienda mirar los kits recomendados en el manual del fabricante.

5. Es imprescindible usar un centrador de embrague, para que el disco quede perfectamente ensamblado y centrado en el plato. La mayoría de los kits actuales incorporan este instrumento. En caso de que el kit no disponga de centrador, es indispensable hacerse con uno por separado.

Una vez se termina el proceso, hay que probar el nuevo embrague. El pedal debería quedar a la misma altura que el del freno, y el recorrido y su resistencia a la presión ejercida deberían ser los adecuados. Lo siguiente sería encender el motor y comprobar que cumple con su cometido en la fase de embragado y desembragado. Una vez confirmado, ya se puede colocar de nuevo la rueda y dar por finalizado el trabajo.

Hay que tener en cuenta que existen diferentes tipos de embragues: de muelles, de diafragma, hidráulicos o autoajustables. En el caso de los embragues autoajustables tienen la particularidad de ajustarse por sí mismos con el desgaste, por lo que la dureza del pedal será siempre la misma para el conductor. Se trata de embragues que necesitan de un utillaje específico para su sustitución.