En las nuevas etiquetas europeas, se han reestructurado los apartados relativos a la resistencia de la banda rodadura y su comportamiento en frenado en carreteras mojadas, su adherencia en nieve y hielo. También aportan una clasificación más clara relativa nivel de ruido y la eficiencia del combustible, dos aspectos directamente vinculadas al impacto medioambiental de los neumáticos. Confortauto Hankook Masters resume en seis claves las novedades que esta nueva etiqueta implica, con el fin de ayudar al conductor a elegir el neumático más conveniente a sus necesidades y forma de conducir.

  1. Información de agarre sobre nieve y sobre hielo. El nuevo etiquetado estrena además dos pictogramas que indican si se trata de un neumático con adherencia para conducir con nieve que cumpla con las normas de homologación de la Unión Europea, también conocido como el test del copo de nieve, y/o si se trata de un neumático que ofrece una buena tracción en hielo en línea con los nuevos estándares de calidad ISO
  2. Información más clara sobre adherencia en mojado. La nueva etiqueta proporciona información más clara sobre el comportamiento de los neumáticos durante una frenada sobre asfalto mojado. Se clasifica mediante una escala de letras que va desde la A hasta la E, siendo los neumáticos de clase A los más eficientes sobre mojado.
  3. Nueva clasificación del neumático. El nuevo etiquetado no supone modificación alguna en las clases A y C. Sin embargo, los neumáticos C1 de coche y los C2 de furgonetas, que eran anteriormente calificados como clase E por su resistencia a la rodadura y su agarre en mojado, se clasificarán como clase D. Por otro lado, los que estaban en las clases F y G serán asignados como clase E. Con esto, se consigue que las etiquetas sean más sencillas, claras y fáciles de interpretar. La nueva información de las etiquetas deberá estar disponible, también en mayo, para los neumáticos de vehículos industriales (Clase C3).
  4. Información ampliada en el código QR. Otra de las grandes novedades de este etiquetado es la aparición de un código QR visible en la parte superior derecha de la etiqueta que nos lleva a un acceso directo con la base de datos EPREL (European Product Database for Energy Labelling) de la Unión Europea donde se puede consultar la información sobre el neumático. En esta base de datos se muestran las diferentes clasificaciones para los neumáticos, así como el proceso productivo del modelo que se esté buscando. La información del producto es introducida en esta base de datos de forma individual por los propios fabricantes, así como la clasificación de los modelos.
  5. Eficiencia medioambiental. El nuevo etiquetado informa también sobre la eficiencia de los neumáticos, habiendo una parte donde se proporciona información acerca de la resistencia de la banda de rodadura. Este aspecto esta directamente vinculado al consumo de combustible del vehículo. Un neumático eficiente requiere menos energía para rodar, lo que implica un menor consumo y, por tanto, una reducción de las emisiones de CO2. La eficiencia se clasifica mediante una escala que va de la letra A a la E, siendo los neumáticos de clase A los más eficientes.
  6. Nivel de ruido. Los niveles de ruido de rodadura exterior ahora se indican de forma más clara a través del número de decibelios (dB) y utilizando las letras A, B o C (la anterior etiqueta la diferencia se representaba graficamente con pequeñas ondas, lo que tendían a la confusión). De esta forma, la letra A indica que el neumático es silencioso, la letra B indica que el neumático genera un ruido moderado, y la letra C indica que el neumático es ruidoso y que supera el límite europeo recomendado.