Con motivo de la aparición de las primeras tormentas de verano y la gran cantidad de desplazamientos que se producirán durante estas fechas, la Asociación Nacional de Distribuidores e Importadores de Neumáticos (Adine) alerta del peligro que supone conducir en condiciones de lluvia intensa y cómo evitar el fenómeno conocido como 'aquaplaning'.

El 'aquaplaning' es uno de los fenómenos más peligrosos en la conducción y se produce cuando circulamos sobre carreteras muy encharcadas, que pueden provocar la pérdida de adherencia con el asfalto y el control del vehículo, incluso con neumáticos en buen estado, debido a que éstos no pueden evacuar toda el agua de la carretera. Sin embargo, tomando una serie de sencillos consejos es posible evitarlo.

Lo primero que Adine recomienda a los conductores durante una tormenta o gota fría es mantener la calma y circular con más precaución de la habitual, además de:

  • Moderar la velocidad y conducir de forma muy suave, siendo recomendable no superar los 70-80 km/h y levantar el pie del acelerador para decelerar suavemente.
  • Evitar frenazos, ya que de lo contrario, cuando los neumáticos entren en contacto con el asfalto pueden quedar bloqueados, haciendo que se pierda el control del vehículo fácilmente. Para ello, debe agarrarse el volante con firmeza y no frenar ni antes ni durante el paso del agua.
  • Evitar cambios bruscos de dirección, ya que si realizamos movimientos bruscos del volante el 'aquaplaning' puede agravarse. Si circulamos por una vía recta se debe evitar mover el volante, mantenerlo firme y disminuir la velocidad de forma paulatina para no perder el control. Y de lo contrario, si ocurre en una curva, lo más recomendable es hacer un giro suave para evitar perder el control total del vehículo.

Pero para prevenir el 'aquaplaning' lo más apropiado es, según la asociación, mantener los neumáticos con la presión y la profundidad del dibujo adecuados, ya que sin esto son más propensos a perder adherencia fácilmente. Para ello, Adine recuerda a los conductores la importancia de revisar de forma periódica el estado de los neumáticos, lo que ayudará a que se encuentren en perfectas condiciones y tengan mejor agarre, garantizando una circulación segura en condiciones adversas.