Los neumáticos de automóvil están obligados a llevar una etiqueta energética que indique el ruido, el agarre en mojado y el consumo de combustible. El nuevo etiquetado europeo de neumáticos, en vigor desde el 1 de mayo en la UE, ofrecerá a los consumidores más información sobre las características de los neumáticos. “Lamentablemente, el alcance de la nueva etiqueta es limitado”, critican desde OCU.

En la etiqueta de neumáticos, obligatoria tanto en turismos como en autobús y camión, se sigue valorando el consumo de combustible o el agarre, pero las categorías van de la A a la E (ya no habrá neumáticos clase F o G en consumo de combustible o agarre). Otras novedades son, según OCU, la clasificación del ruido en tres categorías, de la A a la C; la inclusión de un código QR para obtener mayor información a través de la base de datos de la Comisión Europea; o la posibilidad de incluir unos pictogramas que indiquen si ese neumático es apto para circular con nieve y con hielo.

No obstante, la Organización de Consumidores y Usuarios considera que "se ha perdido una oportunidad para informar sobre dos cuestiones vitales: la duración real del neumático y su seguridad en condiciones de lluvia, nieve y hielo".

La etiqueta debería incluir también información sobre la duración real del neumático, un dato básico que permite conocer el coste final. Y que, para un modelo 225/55 R 16 V, por ejemplo, puede variar entre 25.000 y 55.000 kilómetros. Según OCU, hay neumáticos que duran el doble que otros.

Por seguridad, la etiqueta debería reflejar, además, la manejabilidad, el agarre y la estabilidad sobre suelo mojado, no solo la distancia de frenado; y lo mismo para suelo helado o con nieve (en modelos específicos para estas condiciones). Los análisis de OCU revelan que no son pocos los neumáticos con serios problemas de manejabilidad con lluvia: en concreto, uno de cada tres modelos analizados de 225/55 R 16 V.

Por ello, la organización va a pedir a los Ministerios de Industria y Consumo que “en el proceso de revisión del Reglamento, que va a llevar a cabo la Comisión Europea, promueva la inclusión en el etiquetado de información acerca de la duración y la seguridad en condiciones desfavorables para que se consiga se cumpla el objetivo del Reglamento, que no es otro que permitir a los consumidores elegir neumáticos más eficientes y seguros”.