Al inspeccionar los neumáticos, los agentes del Seprona de la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla observaron que la mayoría tenía marcados con rotulador distintas medidas y dimensiones, por lo que sospecharon que podían proceder de algún taller que se dedicara a la venta de neumáticos de segunda mano, informa Europa Press. Por la cantidad de neumáticos abandonados, más de 100 correspondientes a vehículos de la clase turismo, y la medida de las huellas halladas sobre el terreno del vehículo utilizado para su traslado, se sospecha que se podía tratar de una furgoneta con cajón.

Gracias a la información aportada por la Unidad de Tráfico de la Guardia Civil, se identificó el posible modelo y marca del vehículo utilizado, por lo que tras las posteriores investigaciones e inspección de talleres de venta de neumáticos nuevos y de segunda mano, se consiguió finalmente localizar el lugar de donde procedían los neumáticos.

La Guardia Civil tuvo que solicitar a los sistemas colectivos de gestión de neumáticos fuera de su vida útil que procedieran a la retirada de los mismos para evitar que se produjeran futuros vertederos y evitar un posible incendio, con objeto de eliminarlos o para la obtención de otros beneficios.

La empresa autora de los hechos, identificada por el Seprona, se enfrenta ahora a una infracción a la Ley de Residuos, con la consiguiente apertura de expediente sancionador en la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía en Sevilla, así como al coste de la correcta retirada de los neumáticos, que han de ser destinados a empresas autorizadas para la valorización y reutilización.

La mayoría de los abandonos de neumáticos en zonas aisladas o vertederos proceden de talleres ilegales, o aquellos que no están autorizados para la sustitución de neumáticos, ya que su gestión implica adherirse a los sistemas de gestión, a los que hay que abonar la denominada eco-tasa que los usuarios abonan en las facturas a la hora de la sustitución de neumáticos nuevos. Según la Guardia Civil, los talleres ilegales no declaran esa cantidad, obteniendo así mayor beneficio, haciendo constar que el coste de los neumáticos de tipo turismo es aproximadamente 1,30 euros cada unidad, que se abonan para su correcta gestión, y no para el abandono y riesgo del medio ambiente.