Con el aumento de los desplazamientos durante la época estival, crecen los servicios de asistencia en carretera, que entre junio y septiembre incrementan un 9%, según un estudio de Mapfre.

Prácticamente a diario de julio a septiembre se registran cerca de 4.000 asistencias y remolques, pero en aquellos días que coinciden con las operaciones salidas y retorno, los percances en los vehículos aumentan hasta un 41%, derivado principalmente de averías relacionadas con la batería del vehículo.

Del total de los percances que se producen durante este período, más del 80% son causados por la batería del coche (que está descargada o hay que cambiarla), los problemas en el motor o los fallos en la instalación eléctrica. Las averías en los sistemas de transmisión y de alimentación suponen casi el 4% y el 3%, respectivamente. Además de estas causas, que son las más frecuentes, destacan los siniestros como consecuencia de reventones o pinchazos en las ruedas.