A partir de mayo de 2021 entrará en vigor en la Unión Europea un nuevo etiquetado de neumáticos, con el que se ofrecerá a los consumidores información más completa sobre las características de los neumáticos. En estas nuevas etiquetas, se han reestructurado los apartados de la resistencia de la rodadura y de comportamiento de frenado en carreteras mojadas, mientras que los niveles de ruido ahora se indican a través del número de decibelios y utilizando las letras A, B o C.

Otra de las nuevas funciones destacadas por Continental consiste en dos pictogramas que indican si se trata de un neumático con adherencia para conducir con nieve que cumpla con las normas de homologación de la UE, también conocido como el test del copo de nieve, y/o si se trata de un neumático que ofrece una buena tracción en hielo en línea con los nuevos estándares de calidad ISO. Desde mayo, la nueva información de las etiquetas deberá estar disponible también para los neumáticos de los vehículos industriales (Clase C3).

En este nuevo etiquetado, las clases A y C no han sufrido ningún cambio. En cambio, para los neumáticos C1 y C2 para coches y furgonetas, respectivamente, aquellos que habían sido calificados anteriormente como clase E por su resistencia en la rodadura y su agarre en mojado, serán ahora clasificados como clase D. Por otro lado, los que estaban en las clases F y G ahora serán asignados a la clase E.

Los consumidores pueden descargar más información de cada neumático a través de un código QR presente en la esquina derecha de la etiqueta del neumático. Este código QR ofrece un link a la base de datos EPREL (base de datos de productos europeos para el etiquetado energético, por sus siglas en inglés), que contiene toda la información del producto comprado. En esta base de datos se muestran las diferentes clasificaciones para los neumáticos, así como todo el proceso productivo del modelo que se esté buscando. Todas las hojas de información del producto son introducidas en la base de datos EPREL de forma individual por los propios fabricantes de los neumáticos, así como la clasificación de los modelos.

Finalmente, Continental señala que el nuevo etiquetado para neumáticos de la UE está diseñado para ayudar a los consumidores a escoger los neumáticos más eficientes, a la vez que se obtiene más información sobre las distancias de frenado. Tanto para usuarios finales como para los operadores comerciales escoger unos neumáticos con una menor resistencia a la rodadura puede suponer un ahorro sustancial en términos de coste de combustible, así como una reducción de las emisiones de CO2. Además, una información más clara sobre sobre el agarre en mojado contribuirá a una mayor seguridad vial, mientras que la información sobre el ruido está concebida para reducir la contaminación acústica generada por el tráfico.