Una diseñadora salvadoreña decidió sacar provecho a las nueve millones de neumáticos usados que se producen al año en El Salvador, y reciclarlos para darles un nuevo uso muy alejado de su desempeño habitual: convertirlas en bolsos y carteras.

Los complementos que crea la diseñadora salvadoreña están compuestos por neumáticos, sacos de café, añil y fibras autóctonas como el petate. Su nombre es María Ruffati, aunque todo el mundo la conoce por el alias que da nombre a su marca de carteras y bolsos, que fabrica con neumáticos reciclados en un pequeño taller de El Salvador: Uca.

Hace siete años que Ruffati decidió emprender su propio negocio junto a su marido. Tras pasar por un taller de neumáticos, en el que recogieron una gran cantidad de neumáticos viejos, los lavaron y comenzaron a diseñar patrones con el material de desecho. "Empezamos a trabajar y aquí la gente decía "qué linda la idea", pero "no las compraban", confesó la diseñadora.

Aunque al principio el producto no tuvo mucho éxito dentro de El Salvador, fuera se hizó rápidamente popular, sobre todo en Estados Unidos. "Hasta ahora es que empieza a gustar dentro del país", explicó la diseñadora salvadoreña.