Las dos empresas han probado su tecnología para la producción de un neumático prototipo fabricado con monómeros de Biolsoprene y cuyo resultado pudo observarse en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra.

Para Goodyear, disponer de una alternativa biológica al caucho sintético supone un avance muy importante, pues busca formas innovadoras de solventar la necesidad de materias primas. Además, la firma anhela reducir su huella de carbono y el monómero de Biolsoprene le “ayudará a alcanzar esta meta”.