La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil llevará a cabo en Galicia una campaña durante tres días (1, 2 y 3 de diciembre) de verificación intensiva de neumáticos bajo el lema 'Vigila tus neumáticos, evita accidentes'.

Se tratará de controles selectivos en los que los agentes comprobarán de manera especial el desgaste de los neumáticos. Se lleva a cabo solamente en Galicia precisamente en un momento en el que empeoran las condiciones meteorológicas y las carreteras se encuentran en un estado muy resbaladizo.

 

Recordemos que un neumático gastado o que se encuentre en mal estado por abolladuras o golpes dispara el riesgo de accidente en todo momento, pero de manera especial en esta época del año. La lluvia, el granizo y las heladas elevan los riesgos si las ruedas se encuentran deterioradas.

"Habrá un control intensivo del estado de los neumáticos durante esos tres días para evitar el grave riesgo que supone circular con unas ruedas gastadas", recalcó el teniente coronel Francisco Javier Molano, jefe de la Guardia Civil de Tráfico de Galicia, antes de advertir que el riesgo de accidente se incrementa notablemente cuando un coche circula con los neumáticos en mal estado.

En este sentido, un estudio de la Dirección General de Tráfico destaca que en torno a un 60% de los accidentes ocurridos el año pasado en España estuvieron relacionados con el mal estado de los neumáticos. "Es uno de los primeros aspectos que investigamos cuando llegamos al lugar del accidente", apuntó el teniente coronel.

Según ha indicado Tráfico, se han elegido precisamente estas fechas ante la previsión que, como consecuencia del próximo puente de la Constitución-Inmaculada, se produzcan en las carreteras de la comunidad un gran número de desplazamientos.

Los neumáticos tienen que estar en perfectas condiciones y sobre todo tener una banda de rodadura en buen estado. Se puede comprobar midiendo la profundidad de las ranuras principales de la rueda que debe ser de 1,6 milímetros como mínimo. De todas formas, la mayoría de los neumáticos disponen de un testigo en cada una de esas ranuras centrales que indica el nivel de deterioro.

Circular con unas cubiertas por debajo de ese nivel mínimo es una infracción que está castigada con 200 euros por cada neumático desgastado. Además, según el nivel de gravedad el vehículo puede llegar a ser inmovilizado por los agentes si consideran que continuar la marcha en esas condiciones supone un riesgo para el tráfico.

Señalar que la campaña coincide con el incremento en la vigilancia del tráfico en las carreteras convencionales, que en Galicia tienen una especial significación ya que en ese tipo de vías es donde se producen cada año más del 80% de los accidentes de tráfico mortales.