El puente, que forma parte del paisaje del circuito de Le Mans desde 1923, ha recibido una importante renovación en la que se ha hecho una versión más vibrante con el clásico estilo amarillo y negro de Dunlop, en el que se muestra el mensaje #PassionDunlop. Esta es la modificación más importante en la famosa estructura desde que se trasladó a su emplazamiento actual hace 30 años.

El primer Puente Dunlop estaba situado en sus orígenes más cerca de la ciudad, en la curva de Pontlieue. Cuando el circuito se acortó, se movió a la primera curva y posteriormente se construyó un segundo puente en Tertre Rouge. Este se quitó de allí cuando se remodeló la pista en 1979, y ya en 1987 fue reubicado en la parte superior de las curvas de Dunlop, donde sigue a día de hoy.

En España también hay, desde el año 2017, un puente Dunlop inspirado en el icono de Le Mans. Coronando la rampa Pegaso del Circuito del Jarama, la estructura de 12,48 metros de alto y 62,23 metros de largo, con un peso de más de 40 toneladas, se ha convertido en dos años en un icono entre los aficionados españoles.