Los neumáticos Firestone forman parte de la historia de las 500 Millas de Indianápolis, estando presente en esta mítica carrera desde hace más de un siglo y, desde hace 20 años, es el suministrador único del campeonato de la Indycar. El ganador de la primera edición de la Indy 500, Ray Harroun, montaba neumáticos Firestone y también los llevará quien gane la edición 103 en 2019.

Su evolución en esta competición no para y, de hecho, ha desarrollado 60 especificaciones de neumáticos diferentes para la temporada 2019 de la Indycar, con el objetivo de adaptarse a cada tipo de superficie y condición diferente. Para cada carrera se seleccionan tres tipos de neumáticos de seco: “Primary” (banda negra), aptos para todo tipo de circuito; “Alternate” (banda roja), más blandos, que se usan en circuitos urbanos y permanentes; y los de lluvia (banda gris), que no se usarán en trazados ovales, ya que la carrera se interrumpe en caso de que llueva en este tipo de circuito.

En 2019, Firestone lleva al óvalo de Indianápolis cuatro tipos diferentes de neumático Firestone Firehawk, uno específicamente desarrollado para cada extremo del vehículo, para así soportar de la mejor forma posible las exigencias de cada lugar del trazado, de cada recta y cada curva (con un peralte de 9º 12’), y ofrecer el mejor agarre y fiabilidad posible.

Para todas las actividades en pista en Indianápolis, que incluyen sesiones de test, entrenamientos, clasificación y carrera, Firestone ha llevado más de 6.000 neumáticos, de los 26.000 que ha fabricado para la temporada 2019 de Indycar. Hay cambios en los neumáticos con respecto al año pasado: los del lado izquierdo cuentan con un nuevo compuesto y los del lado derecho con una nueva construcción y también nuevo compuesto.

Cara Adams, Chief Engineer de Firestone, encargada de liderar el equipo responsable del diseño, desarrollo y de apoyo en pista en la Indycar, explica que “este es un circuito rapidísimo, todo un desafío técnico para nosotros, y es genial que podamos poner a prueba nuestros productos aquí. Es algo que se remonta a 1911. Podemos decir que hemos trabajado en la tecnología del neumático desde el pasado, cuando se usaban en realidad los mismos neumáticos de los coches de calle. En la actualidad son totalmente diferentes”.