El nuevo SportContact 6 de Continental es una neumático súper deportivo para el segmento de altas prestaciones que mejora claramente en manejabilidad, direccionabilidad, y adaptabilidad a la alta velocidad comparado con el modelo anterior.

Para trasladar estas mejoras a la carretera - con un incremento prestacional de más del 14% en algunos casos - los técnicos de Hanover han "reinventado" la composición química de la banda de rodadura, su diseño y estructura. Desde ahora, 41 dimensiones estarán disponibles para llantas con diámetros que van desde las 19 pulgadas hasta las 23.

 

Asimismo, para incrementar aún más las prestaciones del nuevo SportContact 6, los químicos de Continental, el especialista en neumáticos, han desarrollado el compuesto "Black Chili" para la banda de rodadura.

En el nuevo SportContact 6, dos factores aseguran una óptima adherencia, incluso cuando se fuerza hasta los límites: el compuesto de caucho está diseñado para engranar con la rugosidad de la carretera.

Al mismo tiempo, conexiones de átomos entre el compuesto del neumático y la superficie de la carretera aseguran una alta adherencia, actuando como pequeños cojines de succión a nivel nanoscópico. Ambos factores hacen por una adherencia lo mayor posible en todas direcciones durante la frenada, curveando, y acelerando, y todo en carreteras tanto secas como mojadas.

Para conseguir un manejo más preciso y una rápida direccionabilidad, los diseñadores de Continental utilizan una novedosa tecnología de fuerzas vectoriales para una óptima transferencia de fuerzas. Esta tecnología despliega diferentes elementos dentro, fuera y en el centro de la banda de rodadura del neumático.

Dependiendo de la dimensión del neumático, tres o cuatro nervaduras centrales y el hombro interior aseguran una máxima transferencia de fuerzas transversales, mejorando la transmisión directa de los comandos de dirección al asfalto. Debido a que el exterior del neumático está sujeto a mayores fuerzas que el interior durante los giros, las nervaduras laterales están diseñadas para ser asimétricas. Esto mejora la estabilidad de las nervaduras y permite transferir fuerzas mayores.

El nuevo Continental SportContact 6 está homologado para velocidades hasta los 350 km/h. Esto significa que no solo necesita ofrecer unas perfectas prestaciones de frenado, manejo, y estabilidad en curva, sino que su estructura debe también adaptarse a estas velocidades extremas y a las enormes fuerzas centrífugas concentradas en el neumático.

Para lograr esto, los ingenieros de Continental han llegado con una estructura innovadora que controla las enormes fuerzas que se producen en el neumático, asegurando una máxima conducción segura. Utilizan el innovador material "Aralon 350" desarrollado especialmente para el SportContact 6, una fibra sintética en las que dos hilos fabricados en aramida están fuertemente entrelazados con otro hilo de nylon flexible.

Implantado en el caucho, esta fibra se sitúa bajo la banda de rodadura como una capa sin juntas. Esta compleja estructura actúa como un cinturón de acero adicional y proporciona un comportamiento en curva controlado, incluso a velocidades hasta 350 km/h.