Los "neumáticos verdes" de Continental, hechos con compuestos renovables y conteniendo únicamente una pequeña cantidad de materiales fósiles, son la apuesta de futuro del fabricante alemán.

Para ello trabaja su departamento químico, en la sustitución, por ejemplo, de aceites fósiles por aceite de colza y poliéster con rayón (seda artificial) como refuerzo de la carcasa del neumático. También el caucho natural y sintético será sustituido por una mayor cantidad de caucho reciclado procedente de neumáticos fuera de uso.

Boris Mergell, responsable de materiales y procesos de ingeniería en Continental neumáticos, considera que no es un camino sencillo. "No todos los materiales utilizados en la producción de neumáticos pueden ser reemplazados por renovables. En muchos casos, estos materiales tienen un impacto negativo en las prestaciones de frenado o en la resistencia a la rodadura", recalca.

Además, prosigue, la sustitución de los materiales fósiles por materiales renovables no es siempre la solución adecuada, puesto que el incremento de su producción podría conducir a la utilización de terrenos que deberían utilizarse en agricultura alimentaria.

En palabras de Mergell, un neumático estándar Continental ya contiene casi un 45% de materiales que no proceden del petróleo. "Los Continental son más amigables con el medio ambiente de lo que la gente se imagina", no duda en señalar.

La extracción del caucho de la planta denominada "diente de león" tiene actualmente un gran potencial para poder sustituir al caucho procedente de los árboles. Asimismo, el "negro de carbón"  (un material producido por la combustión incompleta de los productos derivados del petróleo), puede ser sustituido por sílice (ácido silícico) en el compuesto. De esta manera, el 20% del peso del neumático puede ser sustituido por materiales "naturales".

"Aún necesitamos realizar más pruebas, que nos llevarán al menos cinco años más, pero vamos por el buen camino para conseguir este objetivo", concluye el jefe de materiales.