Continental presenta un nuevo neumático de invierno, el WinterContact TS 860, específico para vehículos de los segmentos C y D, que estará disponible a partir de otoño y que mejora la distancia de frenado sobre asfalto frío, mojado y sobre hielo y también consigue mayor agarre y maniobrabilidad en nieve, manteniendo la duración y con una escasa resistencia a la rodadura.

Concretamente, las mejoras se traducen en una reducción del cinco por ciento en la distancia de frenado en asfalto mojado a bajas temperaturas con respecto a su predecesor, el ContiWinterContact TS 850; y un cuatro por ciento la frenada sobre hielo, al mismo tiempo que mejora la maniobrabilidad, el agarre y la calidad de rodadura sobre nieve manteniendo una duración similar a su predecesor.

El nuevo WinterContact TS 860 de Continental estará disponible en puntos de venta de neumáticos a partir de otoño de 2016. Inicialmente contará con 36 referencias en 21 tamaños para llantas de 14 a 17 pulgadas. Según la etiqueta de neumáticos europea cuenta con una C en resistencia a la rodadura y una B para agarre en mojado.

Los avances conseguidos en este nuevo neumático de invierno han sido posibles gracias a la combinación de un nuevo compuesto y a una banda de rodadura de nuevo desarrollo. El compuesto de Cool Chili tiene una alta proporción de sílice y reduce la distancia de frenado en carreteras mojadas por sus especiales características de amortiguación. La matriz de polímero altamente flexible aporta una gran mejora en las propiedades de tracción sobre las superficies propias del invierno, lo que se traduce en un mayor agarre. Otra novedad son las resinas especiales de alto rendimiento que mantienen la flexibilidad del compuesto incluso a bajas temperaturas, proporcionando una menor distancia de frenado sobre superficies frías, húmedas, heladas y también nevadas.

Para conseguir una frenada eficaz incluso en carreteras heladas los ingenieros de desarrollo de neumáticos de Continental han trabajado sobre lo que ellos llaman líquido de drenaje de capa. Al frenar en hielo se crea una película de agua bajo la banda de rodadura que reduce significativamente la zona de contacto del neumático con la carretera. Un canal de drenaje adicional moldeado en el bloque de la banda de rodadura permite a este neumático que el agua drene más rápido acortando las distancias de frenado en carreteras heladas.

Otra novedad de su banda de rodadura direccional en forma de V es la tecnología SnowCurve con una estructura de la pared de las ranuras en 3D que le aporta una adherencia mayor. Con una ranura adicional en la pared de los bloques aumenta el efecto de engranado con la nieve comprimida en la ranura de la banda de rodadura para ofrecer mayor agarre y proporcionar una mejor tracción en las carreteras cubiertas de nieve.